domingo, abril 16, 2006

Desde los Profanos hasta el Intrusismo en la Ingeniería de Tasación

Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”.
Albert Einstein

Desde aquellos días del mes de abril, (¿quién me ha robado el mes de abril?, preguntó una vez en forma melodiosa el cantautor español Joaquín Sabina, y creo que también, muchos de nosotros la hacemos a diario), no había tenido la osadía de escribir algo para los colegas tasadores, pero precisamente hoy, el tema que he estado explotando en los últimos días, por vía telefónica y en forma “person to person” con algunos tasadores, ingenieros, arquitectos, abogados, médicos, contadores y economistas, me cansé de transmitirlo en forma hablada.

Por ese cansancio y porque a veces las palabras se las lleva el viento (y lo que es más injusto, que otros se aprovechen transmitiéndolas como suyas a los demás, ¡qué descaro!), justifica la necesidad de “la palabra escrita” para que el “cuento” se haga texto, y luego, pueda ser vociferado dentro de las más fervientes críticas y de las más calurosas palabras de aliento, porque está demostrado que no podemos escribir para todos los gustos, escribimos para que todos piensen y sobre todo para transmitir algún mensaje.

A algunos le extrañará el titulo del ensayo, pero antes que salgan a buscar las palabras en los diccionarios y poder descifrar que se quiere expresar, me les adelanto con un texto extraído de un libro que gentilmente me obsequió mi estimado amigo y paisano, el Ing. Rafael González Quiroz, presidente de Soitave Anzoátegui, y mas que agradecerle el gesto, le felicito por atinar el tema de los números, que es muy pertinente para lo que se va a tratar en lo adelante.

Denis Guedj, en su libro El Imperio de las Cifras y los Números, se pregunta sobre sí los animales cuentan, a partir de la cual se desprenden dos preguntas interesantes: ¿comparten los animales con los humanos el sentido de la cantidad? y ¿son los humanos los únicos seres que han desplegado una actividad numérica?. Señala también, que el número es un producto de un trabajo de abstracción del pensamiento, por ello la importancia de las respuestas a estas preguntas.

Parte de que la avispa, Genus eumenus, consigue distinguir el del del mismo modo que diferencia el huevo macho del huevo hembra. Continua diciendo, que en efecto puesto que sus huevos están colocados en celdillas, deposita exactamente diez orugas en aquellas donde hay un huevo hembra y en las que contiene un huevo macho sólo deposita cinco, exactamente cinco. Tobías Dantzig (Guedj, 1998), al respecto sobre la manera de "contar" de los animales, señala un ejemplo:

"Muchos pájaros poseen el sentido del número: de un nido con cuatro huevos podéis quitar impunemente uno, pero en cambio el pájaro casi siempre lo abandonará si quitáis dos; se ignora cómo puede el pájaro distinguir dos de tres."

Se vuelve a preguntar Guedj: ¿Qué demuestra esto? ¿Qué los animales saben contar? y responde: No, para ello sería necesario que pudieran enumerar una serie cualquiera. Finaliza exponiendo que por el momento, no se ha exhibido espécimen alguno capaz de semejante hazaña y termina con otra pregunta, ¿Seguirá siendo el hombre la única especie que pueda afirmar, cuento luego existo?

Como yo quiero existir les cuento que seguramente la "acción de vida", tanto de la avispa como la del pájaro, no obedece a una preparación académica, es obvio no, pero si tienen esa capacidad de realizarla, pero es imposible que explique cómo lo hacen, mucho menos que lo demuestren ante terceros. En forma análoga, salvando las distancias claro está, es posible asegurar, que una persona puede emitir un juicio de valor, expresarlo en términos monetarios y efectivamente estar en lo cierto, por ejemplo, en el valor de un inmueble, sin ni siquiera haber analizado el mercado inmobiliario, por pura percepción, pero seguramente si no tiene la preparación académica y la formación profesional en el área, difícilmente lo podrá demostrar y validar ante terceros.

Al opinar sin fundamento y libremente sobre el valor inmobiliario, por ejemplo, una persona se convierte en un profano (con base en el DRAE, la acepción mas adecuada para lo que se trata es que es una persona que carece de conocimientos y autoridad en una materia), y por curioso que parezca, nosotros los tasadores profesionales tenemos antecedentes de profanos que ejercieron la profesión del tasador por muchos años, aplicando aquello de que "con base en mi real saber y entender", si se hace una comparación con las posibilidades y las oportunidades de prepararse que hoy existen a nivel universitario, y lógicamente, con base en el aprovechamiento de los avances técnicos y tecnológicos que existen en el campo de la tasación.

Esas personas tienen su sitial de honor indiscutible y muy respetado por cierto, que seguramente serán citados por el Ing. Napoleón Ferrer, en su futuro libro a editar sobre la Historia de la UPAV, como pioneros en el área, que han sido "sustituidos" pero no en su totalidad, al aplicarse una vez más la teoría sobre la supervivencia de los mas aptos de Charles Darwin.

Sobre esto último, y a manera de ejemplo, los que hayamos nacido en pueblos, otros en ciudades pero en épocas más remotas, habrán sabido de la existencia de las "comadronas", aun existen en sitios donde no hay asistencia médica formal, que eran las que asistían los partos de nuestras madres. Recuerdo por mi memoria y por la memoria de mis familiares, que todos mis hermanos, incluso yo, nacimos en nuestra casa materna, y mi siempre recordado padre, suerte de asistente "practicante" en el pueblo para aquel entonces, asistió junto con la "comadrona" todos los partos de mi madre, así como a muchos otros en el pueblo, sin haber estudiado en ninguna universidad, ni haber hecho cursos especializados, aprendió por el mismo y una vez llegado el médico rural, complementó su experiencia, pero ya era de la exclusividad del médico rural, la responsabilidad de los nuevos partos.

Hablando sobre el tema con el Ing. J. Nestor García López, pionero de la tasación moderna en Lara, me cuenta que en su ciudad natal, San Cristóbal, habían para su época muchos dentistas ("saca muelas" para muchos) y que había uno que se destacaba teniendo una clientela muy grande y envidiable. A raíz de que se comienzan los estudios de Odontología en la Universidad de los Andes en Mérida, continua contando el Ing. García, su cuñado se inscribe en la carrera y logra graduarse en la primera promoción, y ya de vuelta en su ciudad monta su primer consultorio, ofreciendo las nuevas técnicas aprendidas, como alternativa científica para curar los "dolores de muela" y evitar en lo posible solucionarlos a través de extracciones. Como era de esperarse, las largas filas del famoso dentista fueron disminuyendo por un éxodo lógico hacia el profesional de la Odontología, donde las personas iban a buscar soluciones menos dolorosas y hasta más estéticas, produciéndose así la selección natural "Darwiniana".

Como verán, eso mismo ha sucedido con otras profesiones, los contables y los Licenciados en Contaduría, los periodistas con los Licenciados en Comunicación Social, los optometristas con los Oftalmólogos y así otros casos, que revelan el desarrollo de las profesiones y la derivación de la especialización en cada área de actuación.

Entonces, hay que admitir que esos cambios se han dado, existen y se seguirán dando y aquellos que no han logrado solventar su situación, las leyes nacionales se han encargado de relegarlos, para darles paso a los profesionales que han realizado estudios de tercero, cuarto y quinto nivel.

Por esta evolución de nuestras profesiones y a veces por criterios encontrados, es que el Intrusismo (según el DRAE, acto en el cual una persona no autorizada realiza actividades profesionales), se ha transformado en el mal de nuestras profesiones, no se si las personas por una necesidad inminente desbordada por lograr el sustento familiar o por querer alcanzar lo inalcanzable, pasan por encima de toda regla, norma o ley, logrando algunas veces debilitar el ejercicio profesional y crear enfrentamientos innecesarios entre algunos profanos con profesionales y, entre diversas profesiones. Por si no lo saben, el intrusismo es penado por Ley.

Como la tasación en Venezuela no se escapa de esta circunstancia, este ensayo pretende exponer mi punto de vista profesional, nada personal contra persona alguna ni institución, sobre el ejercicio legal de la profesión del tasador en nuestro país, de modo tal, que para mí y para el colectivo, por ser un tema bien importante, sería muy grato recibir sus valiosas reacciones transformadas en escritos fundamentados.

Les voy a relatar lo que se me exigió en una insospechada conversación sostenida con un profesional de la Economía, por cierto, estratégicamente acompañado por una Contadora, quién tuvo la “gentileza” de visitarme en mi oficina, para que yo le explicara el por qué él como Economista y Tasador (no me dijo donde había realizado estudios de tasación), no puede hacer tasaciones en un instituto de crédito que apoya a la pequeña y mediana empresa, y además, el por qué los de SOITAVE sí lo hacían.

El Economista se empeñó en que la tasación no puede ser un privilegio de un grupo de ingenieros, arquitectos y afines de SOITAVE, que estos profesionales violaban el derecho al trabajo de las demás profesiones, porque él también tienen capacidad y formación para realizar cualquier tipo de tasación. No le comenté que también pertenecen a la Sociedad, Miembros Asociados como economistas, contadores, abogados, hasta un medico veterinario y los no profesionales, porque seguramente hubiese preguntado: ¿por qué antes sí y ahora no?

Estimado Economista, dirigiéndome a él, le hablo que para poder responderle me debe permitir contar sucintamente la historia de la Sociedad. En 1965, nace con el nombre de SOTAVE, Sociedad de Tasadores de Venezuela, y en el devenir de los años se fueron incorporando economistas, abogados, contadores, ingenieros, arquitectos, medico veterinario, etc. Según el Ing. Germán Añez, uno de los fundadores de la Sociedad, en una reunión realizada en un hotel capitalino donde tuvo la oportunidad de ser invitado para hablar sobre el "destino" de la Sociedad, comentó que la Sotave mantuvo abiertas las puertas por mas de veinticinco (25) años a las diferentes profesiones de modo que se incorporaran de hecho y de derecho, lo cual no ocurrió. Tan abierta fue la cosa que el Ing. Añez participó en una asamblea de los economistas a quienes les hizo la propuesta para inscribirse en la Sociedad de Tasadores de Venezuela, y recibió como respuesta que ellos estaban mas interesados en los temas Macroeconómicos y no en la Microeconomía, que era según ellos, lo que representaba la tasación para ese entonces.

Fue en los años 90, por la presión ejercida por un grupo de ingenieros, que basándose en la Ley del Ejercicio de la Ingeniería y Arquitectura, reclamaban sus derechos a través de otra asociación paralela a Sotave, lo que motivó la consulta a la entonces Corte Suprema de Justicia, que se pronunció a favor de la Sociedad, reconociéndola como la única Sociedad de Tasadores del CIV. Pero esto motivó una modificación de los estatutos, pasándose a llamar Sociedad de Ingeniería de Tasación de Venezuela, SOITAVE, como se le conoce hoy día, siendo requisito indispensable para ser miembro activo, ser ingeniero, arquitecto y de profesión afín, y haber aprobado un Curso de Formación Profesional impartido por Soitave y por el Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Como bien lo he señalado y manifestado, en ponencias y conferencias, allí se cometió un "error histórico" en el nombre, hubiese sido pertinente Sociedad de Ingenieros Tasadores de Venezuela (SOITAVE), ya que la Ingeniería de Tasación, no es una especialidad que se estudie en Venezuela, y de allí es que han tomado aire las demás profesiones, para apuntalar su empeño en ejercer la profesión que por formación técnica les pertenece a los ingenieros y arquitectos (de ahora en adelante suprimiré lo de profesiones afines para no escribir tanto, no para ignorar a los otros colegas).

Soitave es una sociedad civil sin fines de lucro, adscrita al Colegio de Ingenieros de Venezuela, conformada por Miembros Activos y Asociados, que ya son casi 2.400, siendo su mayoría, óigase bien, ingenieros, arquitectos y profesiones afines, de diversas especialidades, siendo los ingenieros civiles, y luego, los arquitectos, los mas numerosos.

Prosigo, Soitave es miembro fundador de la Unión Panamericana de Asociaciones de Valuación (UPAV) y miembro del Internacional Valuation Standards Committee (IVSC). Es la Sociedad con mayor trayectoria en el campo de la tasación siendo reconocida su actuación por la mayoría de los entes públicos y privados en Venezuela, y como institución pionera merece el mayor de los respetos.

Pero esa insistencia masiva de profesionales de áreas distintas a la ingeniería, de querer trabajar en tasación, y optar por ser miembros de la Sociedad, es muy pertinente darle respuesta en estos momentos a la pregunta formulada por el Economista, porque es la misma pregunta que se pudiera estar haciendo un contador, un administrador, un abogado, un médico, un odontólogo, un periodista, un geógrafo, un médico veterinario, incluidos los ingenieros y arquitectos (sin formación en el área de la tasación), y demás interesados en el tema.

Pero ¿por qué estos profesionales específicamente?. La respuesta a esta última pregunta se fundamenta hacia quiénes estaría dirigido un curso denominado Valoración de Empresas en Marcha (a ser dictado en Barquisimeto y luego en la ciudad de Mérida, por el Ing./Abog. Emilio Abreu, eso dice la publicidad en el periódico local), que dictarían entre el 02 y 04 de agosto de 2002, el Colegio de Licenciados en Administración del Estado Lara conjuntamente con la Asociación Civil de Avaluadores Profesionales Venezolanos. El curso es válido para ingresar a la Sociedad de Avaluadores (ASAPROVE), y además, lo comercializan con el siguiente “slogan”: HAZ TU MEJOR INVERSION “PREPÁRATE”. Pero no es sólo ese curso, también promocionan el de Avalúos de Bienes Inmuebles, el de Maquinarías y Equipos, de Fincas, entre otros.

Creo que estas iniciativas, muy originales por cierto, de los Administradores van a ser muy aplaudidas nuevamente por el ilustre colega tasador Iván Oliver Rugeles, todo el respeto que se merece por ser fundador - editor de la Revista Técnica de Soitave y uno de los fundadores de la Sociedad (En esto en nada coincidimos, estimado Licenciado, le pregunto: ¿será por qué somos de diferentes generaciones y de profesiones distintas?).

Ustedes dirán estimados lectores, ¿Y por qué nuevamente los aplausos?, porque así lo expresó el ilustre Tasador en un artículo publicado en el periódico de mayor circulación de la ciudad de Barquisimeto, en donde hacía clara referencia al beneplácito que le causaba el interés de los Contadores Públicos por prepararse en el área de la Tasación (en todas sin restricciones) y sobre todo por el Diplomado para formar “Tasadores”, único en el mundo en su especialidad que fue ofrecido por el Decanato de Administración y Contaduría de la UCLA, auspiciado por el Colegio de Contadores Públicos del Estado Lara y dirigido al selecto grupo de profesionales antes citados, como una evidente demostración del apego a la “Tasación Multidisciplinaria” y que obviamente fue duramente criticado por la Seccional Lara ante las autoridades universitarias.

Pero como no hay mal que por bien no venga, esta situación despertó el interés en el Decanato de Ingeniería Civil de la UCLA, y ya está en camino el Proyecto de la Especialización en Ingeniería de Tasación, que ha contado con el trabajo incansable de la Ing. Noris Timaure, profesora de ese Decanato y actual Tesorera de Soitave Lara, que junto con la Comisión designada para tales efectos, llegarán a un feliz término por la acertada decisión y el empuje que se le está dando, y que con certeza consolidará la participación de Soitave en el campo del aprendizaje universitario de la profesión de tasador.

También en el mismo artículo de opinión, el tasador presagió la aparición de nuevas asociaciones de profesionales dedicados a la tasación, por cierto, muy acertada su visión, pero creo que el tiempo y la razón decidirán su escaso posicionamiento, pero para ello debemos prepararnos en función de la normalización técnica, del ejercicio legal de la profesión y con la futura Ley del Ejercicio de la Tasación, por la cual debemos luchar.

Muchos se preguntarán, ¿hasta cuándo Camacaro se va a ocupar de ese asunto?, Yo contesto: hasta que pueda disponer de tiempo, tener voluntad y fuerzas para luchar con el objetivo de demostrar y hacer entender a los demás profesionales y a los profanos, que la Ingeniería y la Arquitectura son las profesiones legalmente habilitadas para ejercer la tasación de activos en nuestro país. Mi esfuerzo llegaría hasta que alguien aparezca algún día con las mejores intenciones, con el respaldo de documentos legales, razonamientos lógicos y sobre todo con ética profesional, y me convenza de cuán equivocado estoy.

Es que eso de la Multidisciplina, que tanto se está vendiendo actualmente en el campo de la tasación y a nivel de las especializaciones en las universidades, sería verdad, si todos cumpliéramos con las reglas, esto es, hacer las cosas para los cuales estamos preparados. Para ser más explicita mi posición, quiero expresar mi concepto un poco futurista sobre la Multidisciplina en el campo de la Tasación, tomado de mi Conferencia: Ingeniería de Tasación: Una Visión Crítica (2001):

"La Multidisciplina no significa que todos los profesionales puedan ejercer todas las actividades, sino realizar aquellas para las cuales están capacitados, son especialistas y estén debidamente certificados; de tal forma que les habilite para actuar como Tasadores, atendiendo lo establecido en las normas vigentes, respetando el Código de Ética Profesional y cumplir con el contenido de la Ley que regirá las actuaciones profesionales de la especialidad de cada Tasador."

Esto se interpretaría en el argot popular, como dice el refrán, y muy sabio por demás, ¡Zapatero a sus Zapatos¡

Continuando con el comentario sobre la conversa sostenida con el Economista, no solo me hizo las anteriores preguntas, no señor, hay más: me preguntó si yo sabía el concepto de Tasación, que metodologías se aplicaban para estimar el valor del bien, si conocía la importancia de diferenciar entre valor, precio y costo, sobre todo me hizo mucho hincapié sobre el origen de la Teoría del Valor, que me diera cuenta que fueron economistas (supongo que se refería a Smith, Ricardo, Malthus, Mill, Carey, Marshall y Marx, entre otros) y no ingenieros, los responsables de la evolución de la teoría.

Sobre este último le argumenté que el "derecho" de ejercer la profesión de Tasador (no hay carrera universitaria, de allí el verdadero origen del "enredo", que no es tal como veremos mas adelante) no necesariamente tiene que ver con la historia, si eso fuera así, entonces, serían los carpinteros quienes tuvieran el "derecho" de hacer las tasaciones ó los antiguos griegos, si se hace referencia a la conceptuación sobre la evolución de la Teoría del Valor según el maestro brasileño José Fonseca Fernándes:

"El primer momento conocido cuando el hombre consideró el valor se pierde en la antigüedad, en los mas remotos tiempos bíblicos. Fue cuando José y sus hermanos tuvieron que enfrentar el problema del "valor de uso" y del "valor de cambio". Esa diferencia fue sabiamente comprendida por los antiguos griegos, a tal punto que Aristóteles enunció la teoría del "valor subjetivo", esto es, el valor del objeto creado que solamente existe en la mente humana." (Pellegrino, 1983).

Le comento al Economista, que ellos, hoy mas que nunca, son piezas fundamentales para lograr avances fundamentales en la investigación sobre nuevos enfoques económicos aplicados a la tasación, tanto así, que los trabajos del I Congreso Internacional de Tasación y Valoración celebrado en el mes de julio del 2002 en Valencia, España; a mi criterio, los mas importantes e innovadores en el campo de la Tasación de bienes inmuebles urbanos, como el del Ing. Rubens Alves Dantas (Ingeniero civil, Doctor en Economía - Importancia de la Regresión Espacial en la Tasación de Inmuebles) y el del Ing. Roberto Piol (Ingeniero Civil - Redes Neurales aplicadas en el Avalúo Inmobiliario), fueron los presentados por unos economistas españoles.

El primer trabajo, Una Nueva Metodología en la Valoración de Inmuebles Urbanos mediante Modelos Espaciales de Regresión, presentado por el Dr. en Economía Fernando López Hernández, teniendo como coautores a Juan Jesús Bernal y María de Los Ángeles Palacios y Sánchez, de la Universidad Politécnica de Cartagena, en la misma línea de investigación del Ing. Dantas, con la diferencia en el uso de programas estadísticos especiales, mientras que Dantas sugiere SpaceStat, S-PLUS ó INFOMAP, los españoles lo solucionan a través de Excel, y comentan "...Aunque existe en el mercado software capaz de realizar el proceso de inferencia anteriormente descrito, (por ejemplo S-PLUS, tiene un módulo S+SpatialStatv1.91 desarrollado por Anselin y las Toolbox que bajo entorno Matlab son de libre disposición desarrolladas por LeSage, son excesivamente técnico, es decir, mas dificultosos de manejar y menos versátil que una hoja de cálculo, al tiempo que por su mayor costo, esté menos al alcance de una PYME..."

El segundo trabajo, Valoración Espacial del Precio de la Vivienda y del Suelo mediante el Método del Krigeaje, de los Doctores en Economía Jorge Chica Olmo y Rafael Cano Guervós, de la Universidad de Granada, siguen en la misma línea que los trabajos citados, y proponen: "... la utilización del Krigeaje residual iterativo (KRI) para estimar espacialmente y de forma objetiva, el precio y valor de la localización de la vivienda... el KRI conecta dos técnicas estadísticas de naturaleza diferente: Regresión y Krigeaje...".

Este tema también tratado en forma teórica por el Ing. Eduardo Magnu, de Argentina, se basa en la Teoría de las Variables Regionalizadas y comenta que “es conveniente para las tasaciones”, solo que el colega suramericano difiere en la traducción de la palabra "Kriging" que los españoles la utilizan como Krigeaje, y sugiere para ello la palabra "crigeo", razones bien explicadas en su trabajo (para algunos no les parecerá relevante esto último pero para el autor argentino es cuestión de principios idiomáticos, si no pregúntense si hay una diferencia entre Tasar y Valorar).

Como pudo oír estimado Economista, son economistas e ingenieros civiles con estudios de quinto nivel en economía, los que están adelantándose en esas líneas de investigación en sus universidades, aplican técnicas recientes y otras mas antiguas, son profesores y se interesan por explotar sus conocimientos en el campo de la tasación de bienes inmuebles urbanos, tienen libros al respecto, los quiere ver, mírelos aquí están en la biblioteca, le comenté y le dije: allí el del Ing. Rubens Alves Dantas (Ingeniería de Tasaciones: una introducción a la Metodología Científica) y el de los españoles, este es de J. Chica Olmo (Teoría de las Variables Regionalizadas) y el otro de Rafael Cano Guervós (Aproximación al Valor de la Vivienda aplicación a la ciudad de Granada).

Todo bien estimado Economista, pero a pesar de las muchas coincidencias, existe una diferencia importante, el brasileño trabaja como Ingeniero de Tasaciones y está habilitado por Ley en su país, mientras que los economistas españoles, no trabajan en el área (al menos ellos), y legalmente no pueden ejercer en el campo de la tasación, específicamente en el área bancaria propiamente dicha. El economista me repregunta ¿por qué trabajan en ese campo?, y le respondo: porque están preocupados con los avances de las técnicas estadísticas en esa línea de investigación, y por lo importante de desarrollar y emplear teorías para analizar el complejo mercado inmobiliario.

Como se pudo dar cuenta, Economista, ustedes juegan un papel muy importante en el campo de la investigación y además tienen un amplio campo de trabajo en Venezuela, por lo menos en el papel, establecido por la Ley de Ejercicio de la Profesión de Economista:


"Título II

Del Ejercicio de la Profesión

Art. 4°.- El ejercicio de la profesión de Economista comprende las siguientes actividades:
1° Asesorar y evacuar consultas en materias relativas a problemas económicos financieros;
2° Realizar estudios e investigaciones de carácter específicamente económico que para la concesión de determinados beneficios las autoridades públicas exijan a terceros;
3° Elaborar los estudios económicos - financieros que exija el estado para la constitución, instalación o registro de empresas de carácter extractivo, industrial, comercial, agropecuario y de servicios, así como de sus respectivas sucursales y agencias;
4° Preparar los estudios económicos y financieros que a requerimiento del estado sean necesarios para la promoción, constitución y registro de compañías de seguro, bancos y demás instituciones regidas por la ley de bancos y otros institutos de crédito, así como de sus sucursales y agencias;
5° Emitir dictámenes sobre asuntos económicos y financieros en procedimientos judiciales o administrativos cuando sean requeridos como expertos;
6° Desempeñar la docencia en las materias específicas de la formación profesional del economista que son requeridas para la obtención de los títulos señalados en el artículo 3° de esta ley......."(según la Gaceta Oficial N° 29.687 del 15-12-71 y el subrayado es del autor del ensayo).

Como puede observar no está explícito la prestación de servicios profesionales en Tasación para los economistas, por ello Economista, explore nuevos campos, que la tasación de bienes inmuebles urbanos de máquinas, fincas, haciendas, fundos, industrias agropecuarias, plantas industriales, petroquímicas, plantas nucleares, sistema de transmisión eléctricas, sistemas de computación, etc, por formación técnica (también por Ley, mas adelante el por qué) es para los ingenieros (en sus diferentes especialidades) y los arquitectos.

Si quiere trabajar en el área, le sugiero que se dedique a investigar sobre la Tasación de empresas e intangibles (marcas, patentes, concesiones, licencias, derechos de autor, sistemas de gestión, personal, cartera de clientes, publicaciones, contratos mineros, productos y servicios exclusivos, inventos, franquicias, know how, good will, jugadores - deportistas, artistas, programa de radio o televisión, Join Ventures, etc) para así fortalecer los conocimientos de los tasadores en ese especial campo.

A manera de respaldar la antes citado, le comento que recientemente en el Decanato de Ingeniería Civil de la UCLA, se hizo el lanzamiento del Libro (Primera Edición en Castellano) intitulado “Ingeniería de Tasaciones, Una Introducción a la Metodología Científica”, del muy premiado Ing. Rubens Alves Dantas, catedrático e investigador de la Universidad Federal de Pernambuco (Recife – Brasil), que para mí fue una muy dura experiencia, pero a la vez llena de satisfacciones por haber culminado el proyecto, producto del esfuerzo de casi cuatro (04) años, que incluyó mi participación como traductor y corrector de textos, así como mi graduación como "editor de libros", para lograr que los tasadores latinoamericanos de habla hispana cuenten con bibliografía especializada sobre la utilización de las técnicas estadísticas aplicadas a la tasación de bienes muebles urbanos.

El Economista se entusiasma y me dice que le comenté algo sobre el libro, sobre todo lo que respecta al ejercicio profesional del tasador y le expongo que el Ing. Dantas en el primer capítulo deja bien claro que los Ingenieros y Arquitectos del Brasil, cuentan con Leyes Federales y Normas Técnicas, en donde se establece el porqué están habilitados para el ejercicio legal de la Ingeniería de Tasaciones.

También le comentó que comencé a traducir otro libro intitulado “Roteiro Prático de Avaliações e Perícias Judiciales” (aún sin el título definitivo en Castellano, algo así como Guía Práctica de Justiprecios y Experticias Judiciales), del también muy galardonado Ingeniero y Abogado Francisco Maia Neto, Profesor de la Universidad Federal de Minas Geráis y Presidente del Comité Organizador del Congreso Brasileño de Tasaciones y Pericias de Ingeniería, a realizarse en junio de 2003, en Belo Horizonte, Minas Geráis

El libro es sumamente interesante, destacándose los capítulos relativos a las actuaciones de los ingenieros en el campo de las experticias y de las tasaciones, en donde el Ing. Maia Neto, nos ilustra en el primer capítulo (pura casualidad con el contenido del primer capítulo del libro de Dantas ó es verdaderamente una materia obligatoria para los tasadores brasileños) sobre la importancia del ejercicio legal de la profesión, no dejando dudas sobre quienes están habilitados para realizar las tasaciones en su país.

Por ello me permito presentar parte de la traducción, para que el texto apoye lo que yo he venido pregonando desde hace mucho tiempo sobre la importancia del ejercicio legal de la profesión del tasador en Venezuela:

“...Con relación al concepto de precio, se admite que este sea la expresión monetaria de un bien, es decir, la cuantía en dinero que una determinada mercancía puede ser valorada. Por lo tanto, dos inmuebles que tengan valores de mercado diferentes, estos pueden ser vendidos por el mismo precio (cantidad de moneda), solo que se deben considerar las tasas de remuneración del capital, en el caso de que sean negociados en épocas diferentes.

En la práctica, además de la importancia en reconocer esta distinción por parte del Ingeniero de Tasaciones, este debe conocer igualmente la ley que reglamentó la profesión del Corredor de Inmuebles, que le dio la potestad a los corredores de “opinar en cuanto a la comercialización inmobiliaria”, ya que algunos profesionales mal intencionados procuran sacar provecho de la inadecuada interpretación de la prerrogativa y provocan conflictos entre esta categoría y la de los Ingenieros y Arquitectos.

Es común ver anuncios en los periódicos ofreciendo “tasaciones gratis”, cuando en verdad se tratan de estimaciones de precio, basadas en las opiniones sobre comercialización inmobiliaria, ya que los informes de tasación son competencia exclusiva de los Ingenieros, pautadas en normas técnicas y estudios matemáticos – estadísticos, cuyo objetivo es la determinación del valor.

El Corredor de Inmuebles, en el proceso de negociación, participa como el profesional involucrado directamente en la venta del inmueble, mientras que el Ingeniero de Tasaciones es un analista de mercado, cuya función es la de emitir una opinión sobre el real valor de un determinado inmueble.

En una analogía simple, consideramos la relación entre médicos y farmacéuticos, donde estos últimos, conocedores de medicamentos y de su aceptación por el público, no pueden expedir recetas, recíprocamente, a los médicos se les prohíbe la propiedad de farmacias, por cuestiones éticas, así en países mas desarrollados, el profesional que va a intermediar en una transacción no debe tasar el inmueble.

En cuanto a otras categorías profesionales, especialmente abogados, contadores y funcionarios judiciales, no hay ninguna duda, de que no pueden elaborar Informes de Tasación, así tengan algún conocimiento adquirido por experiencia. Esto lo podemos ver mejor en el caso del privilegio profesional que tienen los médicos forenses, como es la expedición de las Actas de Defunción, aunque el mas ignorante de los hombres puedan comprobar que su semejante está muerto...”

Es importante puntualizar, estimado Economista, que los brasileños han sabido estructurar las bases para la defensa del ejercicio profesional, para ello le voy a leer otra parte interesante del capítulo citado del libro de Maia Neto, sobre la Normalización Técnica y Aspectos legales de la Tasación para los ingenieros, arquitectos y agrónomos inscritos en los CREA (Consejo Regionales de Ingeniería y Arquitectura):

"4 NORMALIZACION TECNICA

El primer intento de normalización, a través de la asociación Brasileña de Normas Técnicas, en el área de la Ingeniería de Tasaciones, sucedió en el año 1952, cuando el anteproyecto de Normas para Tasaciones de Inmuebles, escrito por el Ingeniero Augusto Luis Duprat, fue examinado por la entidad. Este estudio dio origen al proyecto P-NB-74R, en 1957, y mas tarde, en el año 1977, a la Norma Brasileña para Tasación de Inmuebles Urbanos (NB-502/77), posteriormente designados NBR-5676.

Por primera vez, la ABNT creaba una norma técnica en el área, donde encontramos preciosos conceptos, clasificando la naturaleza de los inmuebles urbanos, instituyendo las notaciones, terminologías en trabajo de tasación aplicables, fijando los niveles de precisión en función de la cantidad, confiabilidad y tratamiento de los elementos investigados, estableciendo el desarrollo de los procesos de tasación fijando las condiciones a ser observadas y prescribiendo las directrices para la presentación de los informes de tasación.
Luego, a través del convenio con el extinto Banco Nacional de Habitação (BNH), fue elaborada la Norma Brasileña para Tasación de Inmuebles Rurales (NB-6137/81), hoy clasificada como NBR-8799, donde encontramos, además de los principios relacionados en la norma anterior –aplicables a los inmuebles rurales – los conceptos relativos a la clasificación y tasación de bienhechurías rurales, reproductivas y no reproductivas, clasificación de la tierra de acuerdo con el Manual Brasileño para el Levantamiento de la Capacidad de Uso de la Tierra y desarrollo del proceso de tasación según la realidad agraria de la región en estudio.
Casi como una derivación de las normas anteriores surgió la Norma Brasileña para Tasaciones de Lotes de Terreno Urbanizables (NB-900/84 o NBR-8951), donde los conceptos son mas explícitos si se comparan con los emitidos en normas anteriores, en lo que atañe al tratamiento matemático – estadístico y financiero. En esta norma se presenta la clasificación y el criterio de utilización de los lotes de terrenos, en consonancia con la Ley Nº 6.766, y se adopta el método involutivo dentro de la metodología básica aplicable.
La otra Norma Brasileña existente se refiere a la Tasación de Unidades Estandarizadas (NB-900/84 o NBR-8976), definidas como “los inmuebles mas construidos en el mercado inmobiliario, comprobado a través de la investigación específica, identificándose el tipo de acuerdo con su característica física constructiva”, cuyo texto normativo toma los niveles de precisión adoptados en la NBR-8951 y presenta las directrices generales del proceso de tasación.
Finalmente tenemos la Norma Brasileña para Tasación de Maquinaria, Equipos, Instalaciones y Complejos Industriales (NB-901/84 o NBR-8977), cuyo texto trae la mas completa clasificación de bienes a tasar, conjugada a una bien detallada directriz relativa a los niveles de precisión, dividiéndose el terreno y las bienhechurías, además de especificar detalles relativos a las inspecciones y condiciones especiales, principalmente en relación al cálculo del fondo de comercio.
Debido al proceso dinámico imprescindible de una norma técnica, cuya finalidad es unificar ideas acompañando el progreso en la materia, fue publicado un nuevo texto de la NBR-5676. La revisión de esta norma, da un enfoque sobre las tendencias actuales de la práctica de los análisis de inversión y estadística inferencial, como soporte de la moderna técnica de Ingeniería de Tasaciones. Dando continuidad a los esfuerzos de implementación de normas en el sector, fue publicada, en diciembre de 1996, la Norma Brasileña para Experticias de Ingeniería en la Construcción Civil (NBR-13.752), el primer texto normativo sobre experticias editado por la ABNT, además de la Norma Brasileña para Tasación de Servidumbres (NBR-13.820), publicada en mayo de 1997.
Trabajos como estos, son fundamentales para que podamos concentrar los esfuerzos de los profesionales que actúan en el área, que originaron el Sub-Comité de Ingeniería de Tasaciones y Experticias, en el ámbito del Comité Brasileño de Construcción Civil (CB-2) de la ABNT, donde podremos no solo hacer los textos existentes, también suplir las necesidades en áreas como de alquileres, tasaciones de Minas, Expropiaciones Judiciales, Inspecciones Cautelares, entre muchas otras, donde la carencia de normas propias es una realidad presente.
Solamente la concienciación general de los profesionales, acerca de la importancia del proceso de normalización, seguida de un constante intercambio de informaciones entre las entidades ligadas al sector y de la participación efectiva junto a la ABNT, podrá hacer que tengamos rápidamente normas que abarquen los diversos segmentos que conforman la Ingeniería de Tasaciones y Experticias, para la seguridad de la sociedad y garantía de los profesionales, elevando el ejercicio profesional y el desarrollo de la Ingeniería Nacional en todos sus campos de actuación."
Escuchó bien, Economista, la lectura es un poco larga pero orientadora, donde las Normas son referidas a los diversos campos de la tasación de activos y realizadas por un Comité Técnico, integrados por ingenieros y arquitectos brasileños, pero hay algo muy interesante que me atrevo a leer:
"5. ASPECTOS LEGALES
Es común el surgimiento de noticias motorizadas para algunos medios de comunicación, buscando revivir una antigua polémica, relativa a la atribución exclusiva de los Ingenieros y Arquitectos en la realización de las tasaciones inmobiliarias. En especial, se discute la extensión de esa atribución a los corredores de inmuebles.

Con el interés de informar a la sociedad, nos gustaría exponer algunas aclaratorias útiles, para concluir esta polémica, una vez que es incuestionable que la realización de los informes de tasación es atribución exclusiva de los profesionales registrados en los CREA´s, dentro de las diversas modalidades, quedando para los Corredores de Inmuebles solo “opinar en transacciones inmobiliarias.”

5.1 Naturaleza Técnica

Las tasaciones inmobiliarias son trabajos eminentemente técnicos, pertenecientes a una ciencia denominada Ingeniería de Tasaciones, cuyo acervo técnico fue obtenido a través de centenas de trabajos, libros y otros materiales reunidos en decenas de encuentros promovidos por las diversas entidades profesionales existentes en nuestro país. El asunto relativo a tasaciones inmobiliarias se encuentra hoy normalizado por la ABNT, en trabajo coordinado por una Junta Directiva Técnica de Ingeniería de Tasaciones y Pericias, respaldada en el Comité Brasileño de Construcción Civil de la entidad. De acuerdo con la normalización, esta actividad solo puede ser ejecutada por aquellas que posean formación académica de una carrera de Ingeniería, Arquitectura y Agronomía. (subrayado del autor del ensayo)

5.2 Naturaleza Jurídico-Legal
La Ley que regula el ejercicio de las profesiones de Ingeniero, Arquitecto e Ingeniero Agrónomo (Ley Nº 5.194 del 24 de diciembre de 1966), determina que son actividades y atribuciones de esos profesionales, entre otras “tasaciones, inspecciones, experticias, dictámenes.” De la misma manera, la Resolución Nº 218 del 29 de junio de 1973, del Consejo Federal de Ingeniería, Arquitectura y Agronomía, que discrimina las actividades de las diferentes modalidades profesionales de la Ingeniería, Arquitectura y Agronomía, especifica las siguientes actividades: "inspección, experticia, tasación, arbitraje, informe y dictamen técnico."
Ya el Código de Procedimiento Civil, en su art. 145, modificado para la Ley Nº 7.270, del 10 de diciembre de 1984, establece que “los peritos serán escogidos entre los profesionales de nivel universitario, debidamente inscritos en el organismo gremial competente...” Pero mas adelante, el mismo texto legal, en su art. 420, discrimina: “la prueba pericial consiste en un examen, inspección o tasación.”
La Ley Nº 6.404, del 15 de diciembre de 1976, que habla sobre las sociedades por acciones dice, por su parte, que:”... la tasación de los bienes será hecha por tres (03) peritos o por una empresa especializada...” y que ”... los peritos o la empresa tasadora deberán presentar el informe fundamentado...” Del mismo modo, la Ley Nº 8.666, 21 de junio de 1993, que trata sobre licitación y contratos de la Administración Federal, considera como servicios técnicos profesionales especializados, entre otras: “dictámenes, experticia y tasación en general.”
Siguiendo esta misma línea, la Resolución Nº 345 del CONFEA del 27 de julio de 1990, que trata sobre el ejercicio de los profesionales del nivel superior de las actividades de ingeniería de Tasaciones y Pericias de Ingeniería, y tiene fuerza de Ley (art. 27, f, de la Ley Federal Nº 5.194/66), establece todo procedimiento legal que rige la actividad, atribuyendo textualmente a los profesionales registrados en los CREA´s. Pero hay mas, determina claramente el caso de nulidad cuando este procedimiento no fuera seguido: ”serán nulas de pleno derecho las experticias y tasaciones y demás procedimientos indicados en el Art. 2º cuando hayan sido efectuadas por personas naturales, jurídicas no registradas en los CREA´s”.

Pero recientemente, la Ley Nº 8.078 del 11 de septiembre de 1990, que creo el Código de Defensa del Consumidor, considera como práctica abusiva” colocar, en el mercado de consumo, cualquier producto o servicio en desacuerdo con las normas expedidas por los organismos competentes o, si las normas específicas no existen, por la Asociación Brasileña de Normas Técnicas...” En consonancia con este dispositivo legal, basta verificar todas las normas brasileñas relativas a la tasación, donde consta que: “... la determinación del valor es de la responsabilidad y de la competencia exclusiva de los profesionales legalmente habilitados por los CREA´s...”
Interesante, no es verdad licenciados, pero todavía les voy a leer más:
"5.3 Interpretación Legal
La jurisprudencia en nuestros tribunales tiene muchas decisiones relativas al asunto. La mayoría de las decisiones coincide en lo que se refiere a la exclusividad de la atribución a Ingenieros y Arquitectos para proceder a la realización de experticias:

“El nombramiento del perito para la tasación de inmuebles debe recaer en un ingeniero...” (Consejo de Justicia Federal).

“Son nulas las pericias y arbitrajes en acciones de renovación y revisión........realizadas por técnicos en contabilidad [...] los conocimientos técnicos – científicos que ese trabajo exige [...], lo hacen exclusivo del ingeniero o arquitecto, (Tribunal de Alzada de Rio de Janeiro).

“Informe pericial - Examen hecho por Corredor de Inmuebles – Inhabilitación legal – Nulidad [...] No podría ser nombrado un corredor de inmuebles, cuya actuación profesional se restringe, como está establecido en el art. 7º de la Ley Nº 4.116/62, a la de mediador en la venta, compra, permuta o alquiler de inmuebles. La pericia solo podrá ser realizada, como deberá ser, por el ingeniero civil o arquitecto, a tenor de lo dispuesto en la Ley Nº 5.194/66” (Tribunal de Justicia de Minas Geráis).
En el Derecho de Construir, de la autoría del bien recordado Hely Lopes Meirelles, encontramos una cita lapidaria sobre el asunto:
“La tasación de inmuebles se viene especializando día a día, con la elaboración de normas técnicas y de fórmulas matemáticas para la cuantificación de sus valores, lo que hace exclusivo para los ingenieros, arquitectos y agrónomos, tenedores del privilegio profesional de todas las experticias prediales...”
El abogado Huagih Bacos, presidente de la CVI-SP, Corredor de Inmuebles, consejero del Creci/SP y 4º Vice-Presidente del SCIESP, en un artículo intitulado "De la Importancia de la Tasación en la Nueva Acción de Revisión del alquiler", enfoca la tasación previa del inmueble como esencia primordial de acción de revisión del alquiler y dependiente de la prueba pericial de ingeniería:

“Pese a la autoridad de los corredores de inmuebles, su opinión (art. 3º de la Ley Nº 6.530, de 12 de mayo de 1978) traducida en declaración, legalmente no tiene valor decisivo”.
El ilustre jurista Carlos Mario da Silva Velloso, integrante de la mas alta corte jurídica del país, el Supremo Tribunal Federal, en conferencia presentada en la Sociedad Minera de Ingenieros, el día 3 de agosto de 1986, afirmo textualmente:
“...las tasaciones de inmuebles son exclusivas de los ingenieros”.
Eso está muy bien ingeniero, pero dónde está reflejada la Ética Profesional, comenta el Economista. Un momento, ya se lo voy a buscar, aquí está, se la leo:
"5.4 Ética
El 30 de enero de 1988, los presidentes del Crea-MG y del Creci-4ta Región, firmaron un pacto de caballeros, donde consta que “informes, experticias, tasaciones, inspecciones, revisiones, incluso de alquileres [...] serán de la competencia exclusiva de los profesionales registrados en el Crea...” “y que “ a los corredores de inmuebles [...] deberán, tan solamente, opinar sobre el valor de mercado...”
Eso está muy bien estimado ingeniero, pero qué experiencia conoce usted de otros países, lo que pasa es que usted es muy dado al Brasil, y me parece que está muy sesgado, no le parece amiga Contadora. La Contadora no había hablado, solo escuchaba, y en ese momento estuvo completamente de acuerdo con el Economista, y me dijo que le expusiera casos de otros países para ver si la convencía.
Les comento que mi asistencia al I Congreso Internacional de Tasación y Valoración fue tan importante como provechosa porque pude corroborar por mi mismo y no por intermedio de otras personas, sobre la realidad española en el campo de la Tasación y la Valoración. Le expreso al Economista, que tal cual les había leído en el nombre del congreso, las palabras tasación y valoración tienen diferente significado, en España, se habla de tasación cuando existe mercado, por ejemplo, tasación de bienes inmuebles urbanos y valoración, para casos específicos, como valoración de obras de arte. En nuestro país son sinónimos y yo me inclino por utilizar las palabras Tasación e Ingeniería de Tasación únicamente.
También existen palabras referidas al campo de la tasación con mucho arraigo en el argot financiero y judicial, tal es el caso de la palabra avalúo, que según el Lic. Alexis Orellana, al entrevistarme en su programa Venezuela en Positivo de Radio Lara, tuvo la fineza de comenzar con los resultados de su espontánea investigación donde llegó a la conclusión de que la palabra no tiene significado propio (siempre se refieren en los diccionarios a: véase valuación, tasación, etc) y es muy posible que se haya derivado del verbo avalar, que precisamente nada tiene que ver con valor, sino con la acción de garantizar una deuda o compromiso. Entonces, con base a su formación como periodista siguió indagando y se convenció que la palabra tasación es la mas idónea para designar el acto de estimar el valor de un bien.

En el último Curso de Formación Profesional en Tasación Inmobiliaria realizado en convenio con el Decanato de Ingeniería Civil de la UCLA y Soitave Lara, le señale a los participantes la necesidad de diferenciar los pares, Avalúo -Avaluador, Valuación- Valuador, Tasación- Tasador e Ingeniería de Tasación- Ingeniero Tasador, para ello le recomendé que hicieran un ensayo sobre el particular.
Los resultados fueron muy heterogéneos vistas las fuentes de información consultadas, desde leyes, reglamentos, diccionarios, libros, revistas de diferentes épocas, etc, pero fue bien relevante para ver el fortalecimiento del uso de las palabras como Tasación, que yo la defino como el arte de estimar técnicamente el valor de un bien, y como Tasador, que es aquella persona con preparación académica y con sólidos conocimientos de mercado, que determina técnicamente el valor de un activo, ambos conceptos, tienen ciertas relaciones con los otros enfoques de los otros pares investigados, pero son fundamentales para definir conceptualmente la Ingeniería de Tasación:
"La Ingeniería de Tasación es una especialidad de la Ingeniería que reúne un amplio conjunto de conocimientos en el área de la Ingeniería y de la Arquitectura, así como de otras áreas de las ciencias sociales, exactas y de la naturaleza, con el objetivo de determinar técnicamente el valor de bien, de sus derechos, frutos y costos de reproducción" (Dantas, 2002)
También hay palabras que tienen diversos usos, tal es el caso de Valuación que en el campo de la construcción se refiere a las partidas de obra ejecutadas en un período que determinan la cantidad de dinero a ser pagada al contratista. Es muy probable que se confunda Valuación con Evaluación, ambas existen pero con significados diferentes, en cuanto al enfoque, cualitativo, el primero, y cuantitivo, el segundo.
Otra palabra, a mi parecer la mas inadecuada, es perito, que generalmente es empleada para designar a los expertos en algo, pero que regularmente en la tasación se refiere a un profesional de la ingeniería o arquitectura, que aún habiendo conseguido estudios universitarios hasta de quinto nivel, tiene inmerecidamente que asumir la acepción de la palabra: persona con experiencia pero sin estudios académicos. No será extraño seguir viendo el uso de Perito Avaluador o Perito evaluador, debido a que están en nuestras leyes y que seguirán empleándose muy a pesar de nuestra incomodidad, hasta que algún día se sustituyan por los conceptos modernos específicos en el área.
El uso de los términos no está estandarizado en los países latinoamericanos, de allí que puede hablarse del Cuerpo Técnico de Tasadores del Perú, del Instituto de Evaluadores de Puerto Rico, Instituto de Tasadores Dominicanos, Sociedad Colombiana de Avaluadores, Asociación de Arquitectos Tasadores de Chile, así como otros Institutos y sociedades de valuación o de Ingeniería de Tasación de otros países, por ello la necesidad de normar en este sentido para homologar el uso de los términos específicos, situación aparentemente utópica que ya plantee en el Congreso Extraordinario de la UPAV en Valencia (2001).
Me desvié un poco, mi Economista, pero era muy importante exponerle ese tópico, de allí que le pido disculpas, pero seguimos. Y así como existen diferencias conceptuales entre las palabras tasación y valoración en España, también le participo que el Master Internacional de Valoración y Tasación en la Universidad Politécnica de Valencia, tiene dos tipos de titulación, en función del grado académico que tiene el aspirante. Si la persona no tiene estudios de tercer nivel, al culminar se le otorga el Título de Master, y si el candidato tiene estudios universitarios, es decir, Licenciatura, le otorgan el título de Master Universitario. Hay ciertos requisitos para ingresar, pero está abierto a diversas profesiones y es posible hacerlo desde Venezuela, y que SOITAVE tiene un interesante convenio para sus agremiados.
El Economista muy atento a mi exposición, me dice que espere un momento, según lo que entendió, el como economista puede hacer el Master y entonces pregunta: ¿ese título le permite ejercer libremente la profesión de tasador?. En cuanto a que si puede hacer el Master, es verdad tiene todas las oportunidades y es mas si quiere, trabaja en España, una vez cumplidos los requisitos del gobierno español, pero hay un pequeño detalle, el campo de trabajo es específico, te explico: hay unos ciertos detalles que debe conocer, que son los contenidos en los Reales Decretos:
"REAL DECRETO 775/1997, DE 30 DE MAYO, SOBRE EL REGIMEN JURIDICO DE HOMOLOGACION DE LOS SERVICIOS Y SOCIEDADES DE TASACION.
Artículo 2. Definiciones.
A los efectos del presente Real Decreto se entenderá por:
1. Grupo: aquel conjunto de entidades definido en el artículo 4 de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores.
2. Profesionales: los arquitectos, aparejadores o arquitectos técnicos, cuando se trate de valorar fincas urbanas en todo caso, o solares e inmuebles edificados con destino residencial, y los ingenieros o ingenieros técnicos de la especialidad correspondiente, según la naturaleza del objeto de la tasación, en los demás casos.
3. Profesionales vinculados: aquellos profesionales que, contando con una experiencia mínima de tres años en la actividad de tasación, hayan celebrado con la sociedad de tasación, o con la entidad de crédito correspondiente, un contrato de naturaleza civil, mercantil o laboral con la finalidad de garantizar permanentemente la efectividad de los mecanismos de control interno necesarios para asegurar un adecuado conocimiento de la situación y condiciones del mercado inmobiliario sobre el que han de operar, el cumplimiento uniforme de las normas de valoración aplicables y la observancia de las obligaciones e incompatibilidades previstas en este Real Decreto. "(http://www.valmesa.es/Legislacion/RealDecreto775-997.htm y el subrayado es del autor del ensayo).

Definidos las profesiones vinculantes a la tasación para el sector bancario, te leo otros decretos sobre la materia en discusión:

"Real Decreto 685/1982, de 17 de marzo, por el que se desarrollan determinados aspectos de la Ley 2/1981 de 25 de marzo, de regulación del mercado hipotecario.



Artículo 37. Informe de tasación.-
1. El informe de tasación contará con una primera parte que recogerá todos los aspectos jurídicos y técnicos que influyan en la valoración del bien, y que constituyen las características básicas definitorias del mismo.
2. La segunda parte será de carácter valorativo, y estará constituida por el conjunto de cálculos técnicos-económicos conducentes a determinar el valor final de la tasación.
3. El informe técnico de tasación, así como el certificado en el que podrá sintetizarse el mismo, habrá de ser firmado necesariamente por un Arquitecto, Aparejador o Arquitecto técnico, cuando se trate de fincas urbanas, solares e inmuebles edificados con destino residencial y, en los demás casos, por un Ingeniero o un Ingeniero técnico de la especialidad correspondiente según la naturaleza del objeto de la tasación. Este informe no tendrá que ir visado por el Colegio Oficial respectivo y caducará a los seis meses de su fecha. (Modificado por RD 1289/1991.4. Se autoriza al Ministerio de Economía y Comercio para dictar una instrucción en la que consten las distintas normativas concretas que han de seguirse en la tasación de las agrupaciones o tipos de bienes admitidos en garantía de títulos hipotecarios."

Veamos que mas tenemos al respecto:
"Real Decreto 1289/1991, de 2 de agosto, por el que se modifican determinados artículos del Real Decreto 685/1982, de 17 de marzo, de Regulación del Mercado Hipotecario.
Art. 37. Informe de Tasación.-
El informe técnico de tasación, así como el certificado en el que podrá sintetizarse el mismo, habrá de ser firmado necesariamente por un Arquitecto, Aparejador o Arquitecto técnico, cuando se trate de fincas urbanas, solares e inmuebles edificados con destino residencial y, en los demás casos, por un Ingeniero o un Ingeniero técnico de la especialidad correspondiente según la naturaleza del objeto de la tasación. Este informe no tendrá que ir visado por el Colegio Oficial respectivo y caducará a los seis meses de su fecha." (http://hidra.ceca.es/2000/normafin/normafin y el subrayado es del autor del ensayo)

Como se podrá dar cuenta estimado Economista, y estimada Contadora, también en España, el campo de la tasación, en el sector bancario, es de la exclusividad de los profesionales técnicos mencionados en los Reales Decretos.

Para culminar con lo de España, les cuento que en el VIII Congreso Venezolano de Valuación celebrado en Valencia en octubre del 2001, ante una pregunta del Ing. Bernardo Pulido (Presidente de Soitave) sobre cuál profesión es la mas idónea para ejercer la tasación, el Prof. Vicente Caballer Mellado, Vice Rector de la UPV, magnifico investigador y maestro en el campo de la tasación, luego de haber hecho su brillante exposición sobre Valuación de Empresas, comentó ante la pregunta del Presidente, que indudablemente por su formación técnica la profesión del ingeniero es la mas idónea, respuesta que arrancó un ensordecedor aplauso por parte de la mayoría de ingenieros y arquitectos que estaban en el auditorio. Como era de esperarse en un encuentro de profesionales técnicos.

Para ser aún más convincente estimados licenciados, les voy a leer algo extraído de una ponencia, presentada en el referido congreso español, del Arquitecto Andrés González Betancourt, de la Universidad de Guadalajara (México) sobre la experiencia mexicana:

"La actividad valuatoria queda comprendida en tres niveles:

Primer Nivel:
En este nivel está comprendido el público en general, aquella persona que tiene la necesidad de tomar una decisión en el manejo del bien raíz para comprar, hipotecar, rentar, etc., y lo hace por sí solo, o en algunas ocasiones lo hace consultando a un valuador profesional.

Segundo Nivel:
En este nivel está comprendido entre las personas que componen el ramo de los bienes raíces como lo son los vendedores inmobiliarios, corredores de bienes inmuebles, constructores, administradores, prestamistas, inversionistas.
Estas personas no son valuadores profesionales pero están en contacto constante con el manejo del valor de la propiedad. Son fuentes de información para el público, sin embargo limitan sus opiniones de acuerdo a sus posibilidades de conocimiento de la materia. En los casos de relevancia acuden a los expertos.

Tercer Nivel:
Este nivel está constituido por los valuadores profesionales. Los valuadores profesionales de la construcción, Arquitecto o Ingeniero Civil, ya contemplado a nivel de Ley de Valuación del Estado de Jalisco. Los mucho menos de son otra profesión, estos porque ya tenían su registro ante la Comisión Nacional Bancaria, antes de la creación de la ley. La CNB recientemente dejó de tener control sobre los aspectos de la valoración.

El valuador profesional está dedicado exclusivamente para trabajos de valuación. contando con los conocimientos suficientes, práctica, ética, integridad y se identifica profesionalmente en el medio por los grados obtenidos y los registros inscritos en los padrones de las dependencias correspondientes como los son instituciones de crédito, bancos, compañías aseguradoras, catastros, comisión de avalúos de bienes nacionales y organismos dedicados a la producción de viviendas masivas." (Fuente: La Enseñanza en la Evaluación Económica en proyectos arquitectónicos, dentro de la carrera de Arquitectura del CUAAD UDG y el subrayado es del autor del ensayo).

Para complementar la experiencia mexicana, le platico al Economista sobre la ponencia de Oscar Pérez Veyna, profesor de la Universidad Autónoma de Zacatecas y del Ing. Fidel Álvarez, actual Presidente de la Federación de Colegios, Sociedades e Institutos de Valuación, que habla sobre la situación de la Valuación de Inmuebles en México y la importancia del programa de especialidad en valuación de inmuebles:
.
"3. Marco Legal de la Valuación

Como consecuencia de la experiencia lograda al recorrer el país con este proyecto académico de fuerte vinculación con el gremio valuatorio, surgió una discusión sobre los aspectos legales de la actividad. Es el caso, que no obstante la existencia de circulares emitidas por las instituciones bancarias, de la existencia de la Comisión de Avalúos de Bienes Nacionales (CABIN), de la reglamentación propia de la ANIMVAC,. A.C. existe aún un vacío importante. La ausencia de la Ley del Valuador. Esta ha sido cubierta parcialmente por algunas entidades que por iniciativa de los valuadores se han hecho llegar documentos propositivos para definir el marco legal de esta actividad. Sin embargo, es un hecho que esta labor presenta aún serias deficiencias en la gran mayoría de los estados.

No obstante, este movimiento de la valuación, ha derivado en reuniones con autoridades de la Secretaría de Economía, Secretaría de la Contraloría y Desarrollo Administrativo y, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que han permitido un acercamiento y un mejor conocimiento de nuestra actividad. Lo anterior ha rendido frutos, a corto plazo con las siguientes acciones:

o Proyecto de ley de valuación mercantil;
o Propuesta y aceptación por parte de la SHCP, del artículo 4° del Código Fiscal de la Federación;
o Presentación por parte de la ANIMVAC (hoy FECSIVAL: Federación de Colegios, Sociedades e Institutos de Valuación) del primer proyecto de Normas Mexicanas de Valuación que integra conceptos de calidad y mejora continua en el proceso valuatorio."
(el subrayado es del autor del ensayo).

Entre las cuatro líneas de acción que proponen los autores del trabajo, como Retos y Oportunidades para FECSIVAL, además de las tres señaladas, indican que "...es necesario que la cédula profesional de posgrado en valuación, sea el documento mas importante para permitir a las personas físicas la actividad valuatoria en nuestro país.". Siguen diciendo que"... Todas estas acciones tienen una orientación central, el lograr la " independencia del valuador profesional"; es decir, eliminar el intermediarismo que hoy se requiere para poder certificar un avalúo, y este cuente con el reconocimiento legal...".

Con respecto a todo el contenido del trabajo y a lo extraído concluyen que la participación de las universidades en coordinación y colaboración con FECSIVAL, están transformando las condiciones que regulan y están modificando la legislación, para que el valuador deje de ser "perito valuador" para que cuente con una cédula profesional expedida por la única autoridad gubernamental responsable de autorizar el ejercicio de una profesión (SEP). En este sentido, finalizan diciendo que la sociedad mexicana podrá estar con la certidumbre de que el servicio de la valuación, ahora está en manos de verdaderos profesionales con capacidad, apartado de la mediocridad y el empirismo.

Y tengo aún otras razones, estimado Economista, para fortalecer mi posición, en este caso le hablaré de la experiencia argentina en educación universitaria, convenio UBA - UPV, que coordina el Arq. Eduardo Elguezabal, que ha sido Miembro del Tribunal de Tasaciones de la Nación desde 1991, ocupando en diversos períodos la Vicepresidencia de la Sala I y la Vicepresidencia II del Tribunal. Es además Asesor en Valuaciones Hipotecarias. En la presentación del posgrado se habla un poco sobre la valuación de inmuebles y sobre la incumbencia profesional:
"La valuación de inmuebles en nuestro país se realiza fundamentalmente para responder a dos grandes tipos de requerimientos:
• La valuación como perito ante la Justicia;
• La valuación de bienes ofrecidos como garantía hipotecaria, el análisis de factibilidad de emprendimientos, el asesoramiento para inversiones, etc. E incluso la valuación de bienes muebles y obras de arte.
Complementariamente, adquiere también importancia la actividad dirigida a la determinación de valores catastrales, valuaciones a efectos de seguros, etc.
La carga habitual de trabajo de un tasador está compuesta por tasaciones "ordinarias", es decir, aquellas referidas a situaciones normales en el mercado, y tasaciones "extraordinarias" (las que por la magnitud de su superficie o de la singularidad de otras características del inmueble las hacen especiales o fuera de lo común)
La tercerización de los servicios de tasaciones hacia empresas y profesionales calificados del medio puede contribuir a una mayor profesionalización y sumar la exigencia de una formación permanente y continua de los tasadores.
Tanto los arquitectos como los ingenieros, los ingenieros agrónomos y los agrimensores tienen incumbencia profesional reconocida para tasar, sostenida en la formación específica que reciben durante la carrera de grado en la Universidad.
Esta formación básica es complementada por Cursos de Posgrado que se dictan en la Universidad o en algunas instituciones (colegios y sociedades profesionales). El Curso de Posgrado que se dicta en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, pionero en la materia, ha permitido la inserción laboral de gran número de profesionales y tiene una calificación altamente favorable según los mecanismos evaluatorios de la Escuela de Posgrado de la FADU ­ UBA.
Una Carrera con titulo de Especialización permitirá complementar la oferta académica con un nivel de mayor excelencia.

.CUADRO SINTESIS
La formación de los profesionales Tasadores en la Argentina
Incumbencia en tasaciones: Establecida por Resolución del Ministerio de Educación de la Nación en función de materias y contenidos específicos de la Carrera de Grado (Arquitecto, Ingeniero, etc.)
Formación general: Materias y contenidos específicos que forman parte de la carrera de grado en las Universidades correspondientes.
Formación especializada: Cursos de Posgrado en algunas Universidades e instituciones privadas. Ejemplo: Curso de Posgrado en Tasación de Inmuebles en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, a través del Centro de Actualización Profesional de la Escuela de Posgrado.
Por lo expresado, la Carrera propuesta tiene como objetivo central brindar los elementos teóricos y prácticos necesarios para desarrollar la Valuación de Inmuebles, a nivel de Especialidad Profesional. (fuente:http://www.fadu.uba.ar/posgrados/actividades/org_curricular/tasaciones.doc)

Economista, despierte, se ha aburrido con el tema. El me dice: no estimado Ingeniero, lo que pasa es que he cerrado los ojos "para ver" si dentro de todo esto consigo alguna pista para poder luchar y poder ejercer la tasación en todos los campos. En eso abre los ojos y se para, mirándome a los ojos, muy cerca, me dice: pero eso es en Brasil, España, México y Argentina, total yo quiero trabajar aquí en Venezuela, y como aquí hay una anarquía manifiesta, nosotros los economistas, los contadores, los administradores, los corredores inmobiliarios, los abogados, también queremos trabajar en medio de esta crisis, porque hay que hacer algo para ganarse la vida, y un "avaluíto" es un tigre mas que uno mata, verdad amiga contadora, al hacer esos cursos expeditos, al igual que los contadores, los abogados y los administradores, los economistas nos estamos preparando para el posicionamiento dentro del campo de la tasación, poco a poco pero seguros.

No se me adelante, que aún no le he expuesto la situación venezolana, se que hay muchos mitos pero también hay basamentos legales que le dan la exclusividad del ejercicio de la tasación a los Ingenieros y Arquitectos, pero que no se aplican, dando una libertad que muchas veces se confunde con "libertinaje", para ello estaremos los directivos de SOITAVE para defender el ejercicio profesional y apuntalar la ardua labor y la lucha de los miembros de la Sociedad desde su fundación en 1965. Como ya les expliqué el caso de los economistas, ahora vamos a revisar la Ley de Ejercicio de la Contaduría Pública, no se incomode estimada Contadora:

"Capítulo III
Del Ejercicio Profesional
Art. 7°.- Los servicios profesionales del Contador Público serán requeridos en todos los casos en que las leyes lo exijan y muy especialmente en los siguientes:
a) Para auditar o examinar libros o registros de contabilidad, documentos conexos y estados financieros de empresas legalmente establecidas en el país, así como el dictamen sobre los mismos cuando dichos documentos sirvan a fines judiciales o administrativos. Asimismo será necesaria la intervención de un contador público cuando los mismos documentos sean requeridos a dichas empresas por instituciones financiera, bancarias o crediticias en el cumplimiento del objeto social;
b) Para dictaminar sobre los balances de bancos, compañías de seguros y almacenes generales de depósito, así como los de cualquier sociedad, cuyos títulos valores se negocien en el mercado público de capital. Estos deberán ser publicados;
c) Para dictaminar sobre los estados financieros de bancos, compañías de seguros y almacenes generales de depósito, así como otras instituciones de crédito deben publicar o presentar, de conformidad con las disposiciones legales. Igualmente dictaminar sobre dichos estados financieros;
d) Para actuar como peritos contables, en diligencias sobre exhibición de libros, juicios de rendición de cuentas o avalúo de intangibles patrimoniales;
e) Para certificar estados de cuentas o balances que presenten liquidadores de sociedades comerciales o civiles, cuyo capital sea o exceda de quinientos mil bolívares (Bs. 500.000,00);
f) Para certificar estados de cuenta y balances producidos por síndicos de quiebra y concurso de acreedores, así como para revisar y autorizar balances que se utilizarán en la transformación o fusión de sociedades anónimas cuyo capital sea o exceda de quinientos mil bolívares (Bs. 500.000,00);
g) Para certificar el informe del Comisario de las Sociedades de capital, exigido por el artículo 311 del Código de Comercio, cuando así sea solicitado por un número de accionistas que represente, por lo menos, la quinta parte del capital social. Cuando la sociedad sea de la naturaleza de la prevista en los artículos 56, 62 y 70 de la Ley de Mercado de Capitales, la certificación del informe del Comisario por un contador público será obligatoria;
h) Para dictaminar sobre los estados financieros que deberán publicarse como anexos a los prospectos de emisión de títulos valores destinados a ofrecerse al público para su suscripción y que sean emitidos, conforme a la Ley de Mercado de Capitales;
i) Para dictaminar sobre balances y estados de ganancias y pérdidas de empresas y establecimientos públicos descentralizados, así como de fundaciones u otras instituciones de utilidad pública..". (fuente: Gaceta Oficial N° 30.273/ 05-12-73 y el subrayado es del autor del ensayo).

La contadora muy atenta, me comenta que si me fijé en el contenido en el punto h), que se interpreta que los contadores pueden hacer avalúos de intangibles. Pero le contesté que no concluyera, que faltaba leer el Reglamento de la Ley de Ejercicio de la Contaduría Pública:
"Capítulo III

Del Ejercicio Profesional

Art. 8°.- Los servicios profesionales del Contador Público serán requeridos para cualquiera de las actividades siguientes:

1) Para el examen de estados financieros de empresas y la opinión sobre los mismos, cuando el informe del Contador Público o el correspondiente balance sean utilizados para fines judiciales o administrativos o para ser presentados a instituciones financieras, bancaria o crediticias o a terceros en general;
2)El examen y la preparación del informe correspondiente de los estados financieros que los institutos bancarios, compañías de seguros, almacenes generales de depósito y demás compañías deban publicar o presentar de conformidad con la Ley;
3) La auditoría o el examen y la preparación del informe correspondiente de los estados financieros que los bancos u otros institutos de créditos y las compañías se de seguros deban publicar o presentar conformidad con las disposiciones legales que rigen dichas empresas;
4) La actuación como peritos cuando requieran de ellos los tribunales, las inspectorías de trabajo y otros organismos judiciales y administrativos siempre que tales actuaciones sean de la competencia del profesional a que se refiere la Ley.
5)Para el examen y la preparación del informe correspondiente de los estados financieros que deban presentar los liquidadores de sociedades, sean comerciales o civiles o de firmas personales, cuyo valor patrimonial u obligaciones excedan de quinientos mil bolívares (Bs. 500.000,00);
6)Para el examen y la preparación del informe correspondiente de los estados financieros que presenten los síndicos de quiebra y concurso de acreedores de compañías comerciales o civiles o firmas personales cuyo valor patrimonial u obligaciones excedan de quinientos mil bolívares (Bs. 5000.000,00) y cuando los mismos deban ser presentados a la asamblea de accionistas que haya de aprobar la fusión de sociedades anónimas o la transformación de una de ellas en una estructura formal diferente;
7) Para preparar conjuntamente con el comisario de las compañías mercantiles, el informe que de conformidad con el artículo 311 del Código de Comercio sea exigido por un número de accionistas que represente, por lo menos, la quinta parte del capital social. Para las sociedades regidas por los artículos 56, 62 y 70, de la Ley de Mercado de Capitales, la actuación profesional de uno o varios contadores públicos será requerida en todos los casos y el informe del Comisario siempre deberá ser firmado tanto por el comisario como por los contadores públicos;
8)Para la auditoría o el examen y la preparación del informe correspondiente de los estados financieros que acompañen a los prospectos de emisión de acciones u obligaciones de empresas exigidos por la Comisión Nacional de Valores a los fines de autorizar su oferta pública y los de las empresas cuyas acciones u obligaciones se coticen en la bolsa;
9) Para el examen y la preparación del informe correspondiente de los estados financieros de los institutos autónomos y de otras empresas, fundaciones, compañías jurídicamente autónomas dependientes del Estado venezolano;
10) Para la representación de otro Contador Público o firmas de contadores públicos domiciliados o constituidos en el territorio venezolano o en el exterior; y
11) En los demás casos en que las leyes y los reglamentos lo requieran."
(fuente: Gaceta Oficial N° 30.617/ 06-02-75 y el subrayado es del autor del ensayo).

Ahora como pudo observar, los servicios profesionales del Contador Público referidos al punto h) de la Ley, sobre avalúos de intangibles fue modificado en el punto 4) del Reglamento, que es bien explícito en relación con la actuación del Contador Público como peritos y se acota: "siempre que tales actuaciones sean de la competencia del profesional a que se refiere la Ley".

Los dos profesionales me miran y todavía incrédulos, me dicen que le hable sobre la Ley de Abogados y que si le permite ejercer a los abogados como tasadores; “mire Ingeniero que ese gremio es fregado”, comentó el Economista. Comencemos con leer sobre el alcance del ejercicio profesional:

"LEY DE ABOGADOS
TITULO II
DEL EJERCICIO DE LA PROFESIÓN DE ABOGADO
"Artículo 10. El abogado inscrito en un Colegio de Abogados, puede ejercer legalmente en todo el territorio de la República; cuando pase a ejercer habitualmente su profesión en una entidad que territorialmente corresponda a otro Colegio, o cambiare de residencia o domicilio en virtud de la función que desempeñe, deberá incorporarse en este último dentro de treinta días. A la solicitud de incorporación deberá acompañar la constancia de la inscripción en el anterior Colegio y la prueba de la solvencia en el pago de las contribuciones con los organismos indicados en el artículo 7. Si la solicitud de incorporación fuere negada, podrá apelarse dentro de los cinco días hábiles siguientes para ante el Directorio de la Federación de Colegios de Abogados de Venezuela, caso en el cual se observará el procedimiento establecido en el artículo anterior.
Artículo 11. A los efectos de la presente Ley se entiende por actividad profesional del abogado el desempeño de una función propia de la abogacía o de una labor atribuida en razón de una Ley especial a un egresado universitario en Derecho, o aquellas ocupaciones que exijan necesariamente conocimientos jurídicos.
Se entienden por ejercicio profesional la realización habitual de labores o la prestación de servicios a título oneroso o gratuito, propios de la abogacía, sin que medie nombramiento o designación oficial alguna.
Parágrafo Único.- Quedan sometidos a la presente Ley, y en consecuencia, sujetos a los mismos derechos y obligaciones, los abogados que sean: Profesores en las Universidades del país; Magistrados de la Corte Suprema de Justicia o Jueces de la República; Secretarios de los Tribunales; Defensores; Fiscales del Ministerio Público; Registradores; Notarios; Consultores o Asesores Jurídicos de personas individuales o colectivas públicas y privadas y, en general, todo abogado que en ejercicio de una función y en razón de sus conocimientos especiales en Derecho, preste a terceros, pública o privadamente, el concurso de su asesoramiento. (Fuente: Gaceta Oficial N° 1.081 Extraordinario de fecha 23 de enero de 1967)
Absolutamente nada sobre lo que estamos tratando, escuche bien Contadora, y usted Economista, en cuanto los administradores por si me preguntasen me adelanto, las leyes vigentes del ejercicio de su profesión, tampoco los habilita para ejercer funciones profesionales como tasadores. El Economista comenta que está bien todo hasta aquí, pero que no le he leído nada sobre los ingenieros, a ver, que información al respecto tenía. Les informe que basado en mis pocos conocimientos e interpretación de las leyes venezolanas, que en primer lugar nos remitiremos a nuestra antigua y obsoleta Ley:

"DECRETO N° 444 DEL 24 DE NOVIEMBRE DE 1958
LA JUNTA DE GOBIERNO
DE LA REPUBLICA DE VENEZUELA
en uso de las atribuciones que le confiere en su Acta Constitutiva, en Consejo de Ministros,
Decreta:
la siguiente

LEY DE EJERCICIO DE LA
INGENIERIA, LA ARQUITECTURA
Y PROFESIONES AFINES CAPITULO I
Disposiciones Generales

Artículo 1. El ejercicio de la Ingeniería, la Arquitectura y profesiones afines se regirá por las prescripciones de esta Ley y su Reglamento y las normas de ética profesional."

Con base en este artículo, no hay mayores argumentos para comenzar una defensa, ya que con toda seguridad si existiese un Reglamento de la Ley, la Ingeniería de Tasación debería tener un lugar excepcional que hubiese dejado bien claro el ejercicio legal de la profesión del tasador. Sin embargo, nos deja abierta la interpretación y para ser coherente con lo tratado hasta el momento leamos el siguiente artículo:
"CAPITULO II
De las Profesiones
Artículo 9. Las actividades profesionales para las cuales capacita cada título serán determinadas por el ejecutivo nacional, previo informe del Consejo Nacional de Universidades y el Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Lamentablemente hasta ahora no hemos sido lo suficientemente diligentes para buscar un pronunciamiento del ejecutivo nacional, aún no hemos tenido una relación intensa con las universidades, para que el CIV pudiese especificar el campo de actuación del Ingeniero tasador y de allí la falla mas evidente, la ausencia de una materia de pregrado en la carrera de ingeniería y la continuidad de los estudios de cuarto nivel en el área. Por ello es importante comenzar con las relaciones con las universidades nacionales y con las extranjeras, para establecer los vínculos necesarios para materializar el proyecto universitario que fundamente académicamente la profesión del Ingeniero tasador. El economista me dice que porque comento eso, yo le digo que me disculpe es que pensé en voz alta.

Ahora, veamos detalladamente el siguiente Capítulo, estimados Economista y Contadora, de acuerdo a la interpretación que doy como ingeniero, nunca como abogado, que lo que está escrito es la principal base para analizar la habilitación legal en el campo de la tasación:

"CAPITULO IV
Del Ejercicio Profesional
Artículo 9. Constituye ejercicio profesional, con las responsabilidades inherentes, cualesquiera de las actividades que requieran capacitación proporcionada por la educación superior y sean propias de las profesiones a que se contrae esta Ley, según se determine reglamentariamente."

Como pudieron oír, se debe tener una capacitación universitaria lo cual prohíbe el ejercicio de la profesión a quién posee conocimientos por experiencia, esto es, los llamados "profanos", que son las personas que tienen experiencia pero no grados académicos, por eso las tasaciones que se hacían en el pasado a través de estas personas, hacerlas hoy es inaudito. Notadamente se desprende la ausencia de una Reglamentación porque las Leyes que existen son "débiles" en este aspecto y allí deberíamos enfocar nuestra lucha reinvidicativa y justa por demás. Pero leamos el siguiente artículo para que nos formemos una idea sobre los fundamentos de mi apreciación:

"Artículo 10. Los documentos técnicos tales como proyectos, planos, mapas, cálculos, croquis, minutas, dibujos, informes o escritos, son propiedad del profesional autor de ellos; por consiguiente, ninguna persona natural o jurídica podrá hacer uso de ellos sin consentimiento del autor, salvo estipulación en contrario."

Ahora bien, si se parte y de hecho así es, de que una opinión de valor está basada en un informe de tasación que necesita una recopilación de información que incorpore elementos tales como "planos, mapas, cálculos, croquis, minutas, dibujos, informes o escritos..", entonces se convierte en un documento técnico, pero ¿quiénes puede firmar un documento técnico?, pasemos al siguiente artículo:

Artículo 11. Para que cualquiera de los documentos técnicos a que se refiere el artículo anterior pueda ser presentado para surtir algún efecto en cualquier oficina de la administración pública o para que su contenido pueda ser llevado a ejecución en todo o parte por cualquier persona o entidad pública o privada, deberá llevar la firma de su autor, profesional de la respectiva especialidad, con el número de inscripción de éste en el Colegio de Ingenieros de Venezuela.
Los profesionales a que se refiere esta ley sólo podrán autorizar con su firma tales documentos cuando hayan sido elaborados personalmente o por profesionales en ejercicio legal bajo su inmediata dirección.

Fíjense que la legalidad del documento (Informe Técnico de Tasación) deberá llevar la firma del autor, respetando su especialidad y debe estar debidamente inscrito en el CIV (coincidencia con el caso de los brasileños). En el caso de nuestro gremio de Ingenieros y Arquitectos, además de este requerimiento se agrega el de Soitave, lo cual garantiza la especialización en el área, que hace mas idónea la actuación profesional y por ende, garantiza la calidad del trabajo de tasación. Sobre las limitaciones propias de la tasación es relevante atender lo siguiente:

"CAPITULO II
De las Limitaciones e Incompatibilidades

Artículo 12. Ningún profesional podrá ejercer sino la especialidad para la cual le autoriza expresamente el título que posee.

Sobre el contenido de este artículo, es bien importante que cada uno de las profesionales de la ingeniería y arquitectura, se hagan su autocrítica y definan cual es su competencia en función de sus estudios de tercero y cuarto nivel, y su especialidad de modo de cumplir con lo que allí establece, y vuelvo a repetir, ZAPATERO A SUS ZAPATOS, de modo de no incurrir en intrusismo lo cual es penado por la Ley. Sobre el Colegio de Ingenieros de Venezuela, vale la pena destacar lo siguiente:

"CAPITULO VIII
Del Colegio de Ingenieros de Venezuela
Artículo 21. El Colegio de Ingenieros de Venezuela es un cuerpo moral de carácter público y, como tal, tiene personalidad jurídica y patrimonio propio, con todos los derechos, obligaciones, poderes y atribuciones que le señala la Ley. Su sede está en la capital de la República.
Estará integrado por todos los profesionales inscritos en el mismo, hállense o no en el ejercicio de su profesión.
El Colegio de Ingenieros de Venezuela dictará su propio ordenamiento interno."

Como se puede ver tiene determinada autonomía y algunas atribuciones, por ello estableció un Reglamento Interno de fecha 13.08.84, donde se puede leer:

"Capítulo I

De los Fines y objetivos
Objetivos:

Artículo 3°: Conforme a los fines anteriormente señalados, corresponden al Colegio de Ingenieros de Venezuela como objetivos generales: Designar a petición de las autoridades administrativas o judiciales, los profesionales que deban actuar en inspecciones oculares y en avalúos y otras experticias en general.”

Aquí ya se comienza a interpretar la participación e importancia del ingeniero en las actividades propias de la tasación, y que se catapultan en la Resolución N° 3 del 08 de noviembre de 1994, de la Junta Directiva del Colegio de Ingenieros de Venezuela, donde se aprueba un instrumento guía para el ejercicio de sus agremiados, como lo es el Manual de Contratación de Servicios de Consultoría de Ingeniería, Arquitectura y Profesiones Afines, de donde extraemos lo siguiente:
.
"Capítulo 3
Servicios Profesionales
3.4 Servicios Especiales
SE-02. Tasaciones, Avalúos, Peritajes y Estudios.
En general, los servicios de esta naturaleza se refieren a los estudios necesarios para determinar el valor económico del bien o servicio en estudio y la respectiva cuantificación de los mismos.

En la sección 3.4 no hay duda de quienes están habilitados para realizar Tasaciones, Avalúos, Peritajes y Estudios; y esto se confirma clara y expresamente en la Resolución de Junta Directiva N° 02-98 de fecha 03 de febrero de 1998, en la cual se aprueba el Reglamento de las Oficinas Coordinadoras del Ejercicio Profesional – OCEPRO:

"Capítulo II

De los Profesionales

“Artículo 3°: A los efectos de las funciones que deberá cumplir la OCEPRO, se entiende como Ejercicio Profesional, la ejecución de actividades que de acuerdo a la Ley de Ejercicio de la Ingeniería, Arquitectura y Profesiones Afines, requieran la capacitación proporcionada por la educación universitaria y que sean propias de las Profesiones a las cuales se refiere la Ley de Ejercicio, y las que reglamentariamente así determinen, tales como: estudios técnicos, anteproyectos, esquemas técnicos, proyectos, consultas y asesorías técnicas, avalúos, peritajes, planificación…”

Como se podrán dar cuenta mis estimados licenciados, tal cual como sucede en los países mencionados, en forma análoga como se ha dado la situación en Brasil, en Venezuela, existen fundamentos legales y técnicos que no dejan dudas sobre quienes están capacitados y habilitados por Ley para ejercer la profesión del tasador.

También les comento que se analizó el Anteproyecto 1 COVENIN 3:04-001 NORMA VENEZOLANA DE TASACION DE BIENES INMUEBLES URBANOS (I.C.S. 93.010- Ingeniería Civil ), pero cuando fue elevado a consulta pública, infelizmente no hubo un consenso en el seno de la Sociedad, perdiéndose una valiosa oportunidad de comenzar a normar la actividad valuatoria en el país, que inequívocamente estaban referidas a la actuación de los profesionales de la ingeniería y la arquitectura, tal cual sucede en Brasil (como pionero en el mundo) y en la Argentina, para incorporar a Venezuela al proceso de normalización a través de FONDONORMA, algo que no ha sido hecho por los demás países que cuentan con normas internacionales independientes de los estándares exigidos por la International Standard Organización (ISO).

Sobre este a particular, es importante destacar parte del contenido de dos trabajos expuestos en Valencia, España. Del primero, intitulado "La Nueva Norma Brasileña de Valoración (NBR 14.653) y la Norma IVS 2000, de Dantas, Paiva y Nasser, se extrae:

"...En el Brasil, la ley da a los profesionales de ingeniería y de arquitectura, en sus distintas especialidades, la atribución para valorar bienes para los cuales ya tienen atribución legal pata proyectar, construir u operar. Así, por ejemplo, las valoraciones agrícolas son atribución legal de los agrónomos, las maquinarias y equipamientos, de los ingenieros mecánicos y las propiedades inmobiliarias urbana en general, de los arquitectos y de los ingenieros civiles.
Así, normas separadas para cada tipo de activo fueron históricamente producidas en el país, incluso con diferencias conceptuales expresivas. En la nueva norma, se buscó superar ese problema, con la creación de un cuerpo conceptual común para todos los bienes, objeto de la Parte I, pero sin dejar de preservar la tradición de tratar cada tipo de activo específicamente. Por eso la Parte 2 fue dedicada a las propiedades inmobiliarias urbanas, la Parte 3 a las agrícolas, la Parte 4 a la valoración de negocios, la Parte 5 a maquinarias y equipamientos, la Parte 6 a la valoración de recursos naturales y ambientales y la Parte 7 para los monumentos históricos..."

Del segundo, intitulado "La Tasación Normalizada ISO: un objetivo a alcanzar por los tasadores europeos" del Ing. Eduardo Magnu, se extrae:

"2. La Tasación es Normalizable
Importa destacar que ninguno de los organismos de normalización hasta ahora mencionados se ha ocupado de la tasación, pese a ser esta una actividad técnica. Sólo el Brasil y la Argentina se animaron a avanzar en tal sentido.
Brasil fue el primer país en el mundo que asumió la conveniencia de normalizar las tasaciones dentro de la red internacional de normalización técnica ISO [...] Merece destacarse que el Brasil ha logrado un muy acertado equilibrio de hecho entre el accionar del organismo oficial de normalización (ABNT) y el organismo representativo profesional (IBAPE) que es digno de imitación ( en la Argentina lo estamos haciendo)..[...]...En el Brasil los organismos profesionales actúan en dos instancias: una previa y otra posterior a la normalización. Previa, dictando normas propias que sirven de proyecto base para la normalización ABNT y posterior reglamentando, las normas ABNT a la realidad estatal concreta donde deben ser aplicadas. Esta "solución a la brasileña" permite conjugar dinamismo con formalidad..."

De allí la importancia sobre la Normalización en Venezuela que necesita la participación activa de los agremiados así como la internalización del propósito de las normas que no es más que contribuir con la calidad de los trabajos de tasación.

Nos desviamos un poco, pero no se extrañe Economista con lo que le voy a leer ahora, como si fuera poco, la Ley de Reglamento de la Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras (L.R.L.G.B.Y.O.I.F), según Decreto N° 5.555 de fecha 13.11.01, establece:

"Título VIII
De la Emergencia Financiera, El Régimen Transitorio y disposiciones finales.

Capitulo I

De la emergencia financiera

“Artículo 496°. El justiprecio al que se refieren los artículos anteriores, será fijado por un avaluador designado por el ente enajenante. En los casos en que características especiales del bien a ser enajenado o su alto valor así lo aconsejen, la Junta de Regulación Financiera podrá acordar que el justiprecio sea determinado por tres (03) avaluadores designados: uno, por la Junta de Regulación Financiera; otro, por el ente enajenante; y, el tercero, según la naturaleza de la subasta pública, será escogido por la Junta de Regulación Financiera de las listas presentadas, a tales fines; por las siguientes instituciones: Comisión Nacional de Valores, Colegio de Ingenieros de Venezuela, Sociedad de Tasadores de Venezuela, las Cámaras de Comercio y las Bolsas de valores del país…”

Como se podrá notar mis estimados licenciados, solamente el Colegio de Ingenieros de Venezuela y la Sociedad de Tasadores de Venezuela, son considerados por Ley para enviar las listas de los tasadores, y no los demás gremios ni otras asociaciones profesionales de valuación. En ese orden de ideas, vamos a revisar la Ley de Registro Público y Notarias, según Decreto N° 37.333 de fecha 27.11.01:

"Capítulo VI

Registro Mercantil
Potestades de Control

“Art. 54. Corresponde la Registrador Mercantil vigilar el cumplimiento de los requisitos legales establecidos para la constitución y funcionamiento de las compañías anónimas y de las sociedades de responsabilidad limitada;... a tal efecto, el Registrador Mercantil deberá cumplir, entre otras, las siguientes obligaciones:
Asegurar que los aportes en especie tengan el valor declarado en el documento de constitución, en los aumentos de capital, en las fusiones o en cualquier otro acto que impliquen cesión o aporte de bienes o derechos, a cuyo efecto se acompañará un avalúo realizado por un perito independiente y colegiado.”

A pesar de que se deja abierta la interpretación sobre el "perito independiente y colegiado", los Registradores Subalternos están acudiendo a los miembros de Soitave, por lo menos en Lara y Carabobo hasta donde tengo conocimiento, como consultores en el área de la tasación, sin embargo, hay quienes interpretan esto a su manera, como si tuvieran el legítimo derecho o privilegio, a través de asociaciones y sociedades sin ninguna trayectoria ni relevancia profesional, no obstante, está función es de la exclusividad de los ingenieros y arquitectos.

Nuevamente hacemos referencia a la L.R.L.G.B.Y.O.I.F, a los efectos de ir estructurando la interpretación global sobre la actuación profesional en el campo de la tasación:

"Capítulo V - Sección Cuarta
De los Bancos Hipotecarios
Parte III
Instrumentos de Captación
De los títulos hipotecarios
Certificación de la Garantia

“Art. 102. Los bancos hipotecarios deberán solicitar de los auditores externos del banco un informe sobre la existencia de los documentos de crédito que constituyen las garantías de los títulos hipotecarios que se emitan, así como sus correspondientes avalúos. Estos avalúos deberán ser practicados de conformidad con las normas dictadas por la Superintendencia de Bancos y Otras instituciones Financieras, por peritos avaluadores que formen parte del registro que lleve dicho organismo.”

Como se puede leer e interpretar la habilitación para actuar en el campo de la tasación para el sector de la banca, está supeditado a las normas de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, y allí ha sido manifiesto el esfuerzo de SOITAVE para fortalecer la presencia de sus agremiados, primero porque son miembros del Colegio de Ingenieros de Venezuela, y segundo, porque se han especializado en el campo de la tasación.
Sin embargo, las decisiones son tomadas por los funcionarios con base en la interpretación de sus normas, y es allí donde debemos ser enfáticos y como Soitavistas, basado en las Leyes que nos otorgan la exclusividad de las labores de tasación, encontrar la vía mas expedita para consolidar el reconocimiento que tenemos y la exclusividad del ejercicio de la tasación en Venezuela.

Y eso tiene que ser así, no hay modo, porque otra persona ya sea profesional de otra disciplina o no profesional, así haya sido acreditado por la Superintendencia, en primer lugar, de acuerdo a mi criterio repito, salvo mejor opinión al respecto, está ejerciendo ilegalmente la profesión del ingeniero, y si a eso agregamos que no tienen la debida capacitación técnica, entonces, deberá ser muy cuidadoso y antes de hacer cualquier trabajo como tasador deberían leer este artículo de la L.R.L.G.B.Y.O.I.F:
"TITULO VII
De las Sanciones y los Recursos
CAPITULO II
De las Sanciones Penales
Incumplimiento de los Peritos Avaluadores
Art. 438. Los peritos avaluadores que suscriban, certifiquen o suministren dictamen mediante el cual no se refleje el valor razonable de realización o de mercado de los bienes, serán penados con prisión de ocho (08) a diez (10) años."
Aunque es muy discrecional el contenido del artículo y la pena desproporcionada, al comparar con otros delitos tipificados en otras leyes, no es menos cierto la llamada de atención como una sana recomendación y no cometer intrusismo. Por ello la importancia del apoyo de nuestro Colegio, con base en nuestra Ley, para ello hacemos referencia al siguiente artículo:

"Artículo 22. El Colegio de Ingenieros de Venezuela tendrá como fines principales los siguientes: servir como guardián del interés público y actuar como asesor del Estado en los asuntos de su competencia, fomentar el progreso de la ciencia y de la técnica, vigilar el ejercicio profesional y velar por los intereses generales de las profesiones que agrupa en su seno y en especial por la dignidad, los derechos y el mejoramiento de sus miembros.

No hay duda sobre el papel del Colegio, en ese sentido, debemos ser constantes, consecuentes y precisos con nuestras acciones reivindicatorias para hacer cumplir el ejercicio legal de la profesión de los ingenieros, arquitectos y profesiones afines, en nuestro campo de la tasación y que el Colegio ratifique ante las instancias competentes lo que ya se ha escrito, decretado, reglamentado y opinado sobre la importancia del ejercicio legal de la profesión del ingeniero. Sin embargo, es importante recordar lo referido al ejercicio ilegal:
"CAPITULO IX
Del Ejercicio Ilegal

Artículo 26. Ejercer ilegalmente las profesiones de que se trata esta Ley:

a) Las personas que sin poseer el título respectivo se ocupen en realizar actos o presten servicios públicos o privados que la presente Ley reserva a los profesionales a que la misma se contrae.
b) Los titulares que sin haberse inscrito en el Colegio de Ingenieros de Venezuela o haber sido autorizados por el mismo, se anuncien como tales o realicen actos o presten servicios propios de los profesionales a que se refiere la presente Ley.
c)Los titulares que habiendo sido contratados de acuerdo con los artículos 19 y 20 de esta Ley, excedan los límites señalados para su actuación.
d) Los titulares colegiados que ejerzan especialidades para los cuales no les autorice el título que posean.
e) Los titulares colegiados que presten su concurso profesional o amparen con su nombre a personas que ejercen ilegalmente o encubran actividades de empresas que se ofrezcan o actúen de manera ilegal en asuntos propios de las profesiones a que se refiere esta Ley, o ejerzan durante el tiempo por el cual sean suspendidos."


Eso que está escrito en el artículo anterior es de vieja data y lamentablemente no habíamos llegado a pensar en serio sobre la invasión del campo de la ingeniería, y las inconveniencias y perjuicios que ello nos ocasiona todos los días, por ello es relevante, tal como coincido con el Ing. Rodolfo Gómez, con quien tuve la oportunidad de compartir en calidad de ponentes en las IV Jornadas Larenses de Tasación en abril del 2001 y IVSC Venezuela Meeting 2001, sobre la necesidad de crear una Ley del Ejercicio de la Tasación.

Por cierto me agradó la posición asumido por el Ing. Napoleón Ferrer, past - president de Soitave, que en una reciente reunión, argumentó la necesidad de comenzar con el proyecto de esa Ley !feliz coincidencia¡ fundamental para recobrar nuestro espacio y nuestra exclusividad en el campo de la Ingeniería de Tasación.

Ahora bien, para acercarnos un poco mas a la cuestión en comento, revisemos que dice la Ley de Expropiación por Causa de Utilidad Pública o Social, respecto al ejercicio de la profesión del tasador:

"TITULO III
DE LA COMISION DE AVALUOS Y DE LOS PERITOS

Comisión de Avalúos

Artículo 19. La Comisión de Avalúos a que se refiere esta Ley estará constituida por tres (3) peritos designados: uno por el ente expropiante, uno por el propietario y uno nombrado de común acuerdo por las partes. Cuando una de ellas no concurriere o no pudiere avenirse en el nombramiento del tercer miembro, el Juez de Primera Instancia en lo Civil, de la jurisdicción respectiva, hará el nombramiento del que le corresponde a la parte, y del tercer miembro, o de éste solamente, según el caso.

Requisitos para ser perito

Artículo 20. Para ser perito evaluador en materia de expropiación se requerirá:
1. Haber egresado de un instituto de enseñanza superior que acredite conocimientos básicos en materia valuatoria, y haber ejercido la profesión durante dos (2) años, por lo menos.
2. Las personas que, con anterioridad a la entrada en vigencia de esta Ley, hayan realizado en forma habitual y por mas de tres (3) años tasaciones en materia expropiatoria, podrán igualmente tenérselas como peritos, a los fines de esta Ley.

Para la realización de avalúos de inmuebles se requerirá, además, conocimientos básicos en materia topográfica y catastral.”

Como podemos observar, ya en forma más precisa los legisladores están tomando conciencia de la importancia de la profesionalización del tasador o perito, y prueba de ello también es la coincidencia conceptual de Lunar Ortega (2003):

“I Capítulo
I Disposiciones Novedosas:

6. Los artículos 20 y 21 vienen a llenar un vacío que existía en la legislación anterior, referido a los requisitos que deben ostentar las personas que aspiran ejercer el cargo de peritos evaluadores en materia expropiatoria, y la sanciones a que son acreedores en casos de incurrir en las causales allí establecidas (art. 21). Desde hacia tiempo fue preocupación constante de las personas que se ocupaban de estos menesteres la profesionalización de esa actividad, cada vez mas exigente, por los conocimientos que se deben tener para cumplir con una labor de tanta responsabilidad ante los entes expropiantes, los expropiados y la ciudadanía en general. Fruto de esa preocupación fue el nacimiento de la Sociedad de Tasadores de Venezuela (SOTAVE), y mas recientemente la Sociedad de Ingeniería de Tasación de Venezuela (Soitave). Por ello saludamos con optimismo la incorporación de esas disposiciones en el texto legal, por el mejoramiento que ha de producirse en la calidad del personal dedicado a esta actividad.”

Como podrán haber notado la investigación fue muy limitada, sin embargo, se centró en donde existe mayor coherencia y apuntalamiento para el enfoque del fondo del ensayo. Nuestras leyes vigentes son numerosas, existe una gran cantidad de leyes, reglamentos, códigos, etc, que no se revisaron (yo conté algo así como 255 documentos) tarea que no puede ser realizada por una sola persona sin conocimientos de derecho, tampoco de un grupo, debe ser de todos los agremiados de Soitave con el apoyo incondicional del Colegio de Ingenieros de Venezuela y bajo la asesoría de un Consultor Jurídico experto en el área.

En este sentido, podremos garantizar una apreciación e interpretación que generará elementos de juicio contundentes que reivindiquen de una vez por todas la profesión de la tasación en forma exclusiva para los ingenieros, arquitectos y las profesiones afines (con estudios y experiencia en tasación obviamente) para consolidar el posicionamiento y la vanguardia que permitirán a la Sociedad y a sus miembros, obtener el mas que merecido reconocimiento nacional e internacional como órgano pionero y rector de las actividades de tasación en Venezuela

Esta es mi presunción, y por supuesto mi anhelada meta, que espero tenga fundamentos legales con base en la Constitución y demás las Leyes venezolanas para un dejar atrás la etapa: Desde los profanos hasta el intrusismo en la Ingeniería de tasación en Venezuela.

Como colofón expongo que una vez le oí a la Arq. Maria Emilia Pereira, past - president de Soitave, algo que decía así: "quien trae el problema debe presentar la solución", a seguir algunas de las acciones a acometer en el corto, mediano y largo plazo:

· Apuntalarse en las relaciones interinstitucionales con el Colegio de Ingenieros de Venezuela para el respaldo definitivo y categórico de ese cuerpo colegiado sobre la importancia de la Ingeniería y la arquitectura en sus labores exclusivas para ejercer la Ingeniería de Tasación.
· Plantear la firma de un Acta de Reconocimiento Profesional de la Tasación, obviamente mediante el consenso entre los países miembros de la Unión Panamericana de Asociaciones de Valuación de la UPAV, sobre la exclusividad de la ingeniería y la arquitectura en este campo.
· Intentar, luego de una completa investigación sobre el tema abordado en el ensayo, un Recurso de Interpretación ante el Tribunal Supremo de Justicia sobre la exclusividad de los ingenieros y arquitectos del ejercicio de la profesión del tasador.
· Respaldar a la Comisión de Normas Técnicas de Soitave y participar activamente en la discusión pública del Anteproyecto de la Norma Venezolana de Tasación, ante FONDONORMA.
· Una vez aprobadas las Normas, implementar la Certificación de los Tasadores inscritos en Soitave, complementándola con un régimen de permanencia que obligue a los miembros activos a actualizarse e investigar en este específico campo de la ingeniería, para trasformar definitivamente la Sociedad en una sociedad meramente científica.
· Impulsar las acciones pertinentes para poder contar con una Ley del Ejercicio de la Ingeniería de Tasación.
· Preparar al futuro Staff de profesores, mediante cursos de inducción y entrenamiento profesional, a ser dictados por las universidades en el marco de un convenio a establecer, y así poder contar con un plantel de profesionales con estudios de cuarto y quinto nivel para atender los requerimientos en la fase de enseñanza de la especialización y maestría.
· Establecer convenios con las universidades de modo de plantear la creación de la materia Ingeniería de Tasación a nivel de pregrado y de las especializaciones, en un primer paso, para luego dictar la especialización, Maestría y porque no, el Doctorado.
· Orientar el Convenio con la Universidad Politécnica de Valencia España con la finalidad de que sean las universidades nacionales las que tengan el Convenio, y Soitave se convierta en el ente rector de las políticas gremiales y de divulgación técnica para sus asociados.
· Suspender los cursos básicos de formación profesional de tasación inmobiliaria (incluso los del Fondo de Mejoramiento Profesional del CIV) hasta que existan estudios de cuarto nivel como una meta para materializar los avances técnico - científicos en el área.
· Suspender definitivamente los cursos para otros gremios y no aceptar otros profesionales que no sean ingenieros en ningún curso de mejoramiento profesional.
· Hacer una campaña de divulgación y promoción educativa, a través de los mas importantes medios de comunicación, para transmitir la importancia de la Ingeniería de Tasación en el desarrollo económico del país.
· Participar a todas las instancias como entes gubernamentales, instituciones públicas y privadas, sobre el papel de la Sociedad y los servicios que prestan sus agremiados.
· Modificación de los estatutos de la Sociedad y del Reglamento de las Seccionales.
· Crear el Fondo Editorial y apoyar la Revista Técnica de Soitave, para la divulgación de los conocimientos técnicos - científicos en la Ingeniería de tasación.

Ingeniero, Ingeniero, oigo una voz desde la otra oficina, era la de mi secretaria, y le pregunto qué pasa, ella me contesta: que el Economista y la Contadora se fueron sin despedirse ya que usted se concentró tanto que no escuchó la despedida, dijeron antes de irse que muchas gracias por todo y que volverían, recordándole que la "pelea es peleando".

Entonces, interpretando al poeta granadino Garcia Lorca, terminé pensando sobre esta situación: "...y yo que me la llevé al río pensando que era mozuela...",


Barquisimeto, 02 de agosto de 2004




Miguel Camacaro Pérez, M.Sc.
Ingeniero Civil – Tasador
BIBLIOGRAFÍA

ALVAREZ, FIDEL y PEREZ, OSCAR. Situación de la Valuación de Inmuebles en México. Memorias del I Congreso Internacional de Valoración y Tasaciòn. Valencia (España).

ABUNAHMAM, SERGIO.2000. Curso Básico de Ingeniería Legal y de Tasaciones. Editora Pini. 2da. Edición. São Paulo.(Brasil).

CAMACARO, MIGUEL.2001. Ingeniería de Tasación: Una Visión Crítica. Memorias del VIII Congreso Venezolano de Valuación y Catastro. Valencia (Venezuela).

CANO GUERVÓS, RAFAEL.1999. Aproximación al Valor de la Vivienda aplicación a la ciudad de Granada. Servicios de Publicaciones de la Universidad de Granada. España.

CHICA OLMO, JORGE Y CANO GUERVÓS, RAFAEL.2002. Valoración Espacial del Precio de la Vivienda y del Suelo mediante el Método del Krigeaje. Memorias del I Congreso Internacional de Valoración y Tasaciòn. Valencia (España).

CHICA OLMO, JORGE.1994. Teoría de las Variables Regionalizadas. Servicios de Publicaciones de la Universidad de Granada. España.

GUEDJ, DENIS.1998. El Imperio de las Cifras y Los Números. Ediciones B,S.A. Barcelona (España).

DANTAS, RUBENS (CAMACARO, MIGUEL). 2002. Ingeniería de Tasaciones, Una Introducción a la Metodología Científica. Miguel Camacaro Ediciones. Barquisimeto(Venezuela).

DANTAS, RUBENS.2002. Importancia de la Regresión Espacial en la Tasación de Inmuebles. Memorias del I Congreso Internacional de Valoración y Tasaciòn. Valencia (España).

DANTAS, PAIVA Y NASSER.2002. La Nueva Norma Brasileña de Valoración (NBR 14.653). Memorias del I Congreso Internacional de Valoración y Tasaciòn. Valencia (España).

GONZALEZ, FRANCISCO.2002. La Importancia de la Evaluación Económica en los Proyectos Arquitectónicos, dentro de la Carrera de Arquitectura en CHUPAD UDG. Memorias del I Congreso Internacional de Valoración y Tasaciòn. Valencia (España).

FONDONORMA.2002. Anteproyecto 1 COVENIN 3:04-001 NORMA VENEZOLANA DE TASACION DE BIENES INMUEBLES URBANOS (I.C.S. 93.010- Ingeniería Civil). Caracas. (Venezuela).

LÓPEZ HERNÁNDEZ y otros.2002. Una Nueva Metodología en la Valoración de Inmuebles Urbanos mediante Modelos Espaciales de Regresión. Memorias del I Congreso Internacional de Valoración y Tasaciòn. Valencia (España).

MAGNU, EDUARDO.2002. La Tasación Normalizada ISO: un objetivo a alcanzar por los tasadores europeos. Memorias del I Congreso Internacional de Valoración y Tasaciòn. Valencia (España).

MAIA NETO, FRANCISCO.2000. Roteiro Prático de Avaliações e Perícias Judiciales. Editora Del Rey. Belo Horizonte (Brasil).

PELLEGRINO, JOSÉ CARLOS.1983. Tasaciones para Garantía. 1era. Edición. Editora Pini. Brasil.

PIOL, ROBERTO.2002. Redes Neurales aplicadas en el Avalúo Inmobiliario. Memorias del I Congreso Internacional de Valoración y Tasaciòn. Valencia (España).

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA.1992. Diccionario de la Lengua Española. Vigésima Primera Edición. Tomo I y II. Editorial Espasa. España.

Ley de Ejercicio de la Contaduría Pública

Ley de Ejercicio de la Ingeniería, la Arquitectura y Profesiones Afines

Ley de Ejercicio de la Profesión de Economista

Ley de Expropiación por Causa de Utilidad Pública o Social

Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras

Ley de Registro Público y Notarias

Manual de Contratación de Servicios de Consultoría de Ingeniería, Arquitectura y Profesiones Afines. Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Reglamento de la Ley de Abogados

Reglamento de la Ley de Ejercicio de la Contaduría Pública

Reglamento de las Oficinas Coordinadoras del Ejercicio Profesional – OCEPRO. Colegio de Ingenieros de Venezuela.

http://www.valmesa.es/Legislacion/RealDecreto775-997.htm

http://hidra.ceca.es/2000/normafin/normafin

http://www.fadu.uba.ar/posgrados/actividades/org_curricular/tasaciones.doc